solari-parravicini-mundo

¡ Mundo ! Habéis penetrado el callejón sin salida, habéis penetrado al ignoto del oscuro caos, llegarás a estrellarte en la roca viva del fracaso, en la rigidez del castigo, en la oscuridad como dije de tu creada y nueva manera de vida, de tu transformación de existencia sin Dios, de tu imperio impúdico, de tu físico trastocado, de tu decir imperioso, de tu hipocresía enarbolada y por sobre todo de tu insensatez cumbre.

¡ Mundo !, ¡ reflexiona !, aún un tiempo tienes. ¡ Pues retrocede el camino que hicisteis sin Dios, retrocede y le hallarás !
Él aguarda el día OM.

 

Acerca del autor

Benjamín Solari Parravicini (Buenos Aires, 8 de agosto de 1898 – ibídem, 13 de diciembre de 1974), conocido como el Nostradamus argentino, fue un pintor y escultor argentino. Es muy conocido por los dibujos «proféticos» que realizó en el transcurso de su vida.

Biografía

Su bisabuelo materno, de apellido Thompson, fue esposo de Mariquita Sánchez de Thompson (1786-1868), su madre era prima hermana del actor Florencio Parravicini (1876-1941) y su padre, el psiquiatra Benjamín Tomás Solari, llegó a ser diputado nacional.

La familia tenía una mansión en Vicente López (a 10 km al norte de Buenos Aires), que llamaban La Casona, donde Solari pasó su infancia y juventud, y que ya de adulto utilizó como chacra de fin de semana. Fue el mayor de ocho hermanos y le decían Pelón.

Desde su infancia hablaba de hadas, duendes y ángeles. Su padre ―que era psiquiatra― lo sometió a varios tests que demostraron que no padecía ninguna enfermedad.

En su adultez vivía en un apartamento en la calle México al 800, entre Piedras y Tacuarí, del barrio porteño de Monserrat, en Buenos Aires.

Pintor

Durante toda su vida se dedicó a la pintura con bastante éxito: llegó a exponer en el salón de la Asociación Amigos del Arte (en la calle Florida) y recibió felicitaciones del entonces presidente Marcelo T. de Alvear (1868-1942), que acudió a la muestra. Más tarde obtuvo un premio en una exposición internacional organizada en la Rural (en la ciudad de Buenos Aires) y enseguida expuso en Lieja (Bélgica), donde consiguió una medalla de oro y logró que el rey Alberto I (1875-1934) comprara una de sus obras.

Fue profesor en el Liceo de España (en Buenos Aires), encargado del Departamento de Artes en el Banco Municipal de Buenos Aires, director de Arte y Ayuda Social del Banco Municipal de Préstamos, jefe de la galería de exhibición de la municipalidad de Buenos Aires y secretario de la Asociación para el Desarrollo de las Artes (en 1948).

Profecías

En 1932, mientras dibujaba y pintaba en su estudio, comenzó a pensar ideas espontáneas, frases y dibujos que para él no tenían sentido y que escribió en papel. Siendo católico destruyó muchos de estos dibujos porque al principio no creía que vinieran de Dios. Solari declaró en varias oportunidades que al realizar estos dibujos, oía una voz y sentía que su mano era guiada:
Benjamín Solari realizó ―según él bajo mandato de su ángel de la guarda llamado José de Aragón y otras «personalidades incorpóreas»― más de mil dibujos proféticos (que él llamaba psicografías premonitorias) realizadas a lo largo de su vida entre los años 1936 y 1972.

Legado

Varios amigos y conocidos de Benjamín Solari recibieron de este sus dibujos y textos proféticos originales. Entre ellos se encontraban: el ingeniero y parapsicólogo Sigurd Von Wurmb y su esposa Ana María, el parapsicólogo Pedro Romaniuk, el ufólogo Fabio Zerpa y el astrólogo y escritor Norbert Pakula.

Llevado al cine

En el año 2013 se estrenó el filme 555, de Gustavo A Giannini, protagonizado por Antonio Birabent. El mismo narra la historia de un hombre común que se obsesiona con los dibujos de Benjamín Solari Parravicini.

¿ Qué le dio su fama ?

Sus psicografías más famosas son interpretadas como realizadas, como el fin de Hitler y Mussolini, el accionar de Fidel Castro en Cuba, el atentado a las Torres Gemelas, la explosión de la central nuclear de Fukuyima en Japón, entre otras. Como en el caso de Nostradamus, dado lo críptico de los mensajes, cada interpretación es a título personal, lo que puede decirse también de la Biblia misma, salvo lo que la Iglesia Católica haya explicado expresamente.

 

Fuentes: Dibujos proféticos Benjamín Solari parravicini Tomo I de Sigurd Von Wurmb, Wikipedia

Imprimir