Con la aparición del coronavirus COVID-19 empiezan a reaparecer muchas profecías empolvadas en el olvido. Una es la de Solari Parravicini, el Nostradamus argentino, que expresa:

Resfrío de cabeza

y garganta será el

principio de la gran peste

¿peso?

Detalle de la psicografía donde aparecería la palabra peso:

Solari Parravicini: coronavirus

Solari Parravicini y el coronavirus

El temor del mundo se debate entre la dicotomía de atender la salud o la economía, ya que según los especialistas la mejor estrategia para salvar vidas es el aislamiento de la gente (sin contacto no hay transmisión del virus) pero eso impide a la población realizar sus trabajos, lo que paraliza y hace caer la economía. No es para menos, a los que no nos mate el coronavirus puede que nos mate el hambre

¿La aparente palabra “Peso” en la frente de la figura es relacionado con esto?

Solari parravicini y el coronavirus: la humanidad será recluida

Otra psicografía impresionante

Solari Parravicini: será recluida la humanidad

Solari Parravicini: será recluida la humanidad

¿Ha llegado el tiempo de la gran tribulación?

Otra enigmática psicografía de Solari Parravicini habla de la hora de la gran tribulación:

Solari Parravicini: la hora de la gran tribulación ha llegado

Solari Parravicini: la hora de la gran tribulación ha llegado

Como todas las profecías, la interpretación es muy nebulosa. Es como imaginar figuras en las nubes o en las manchas de humedad de una pared. A mi me parece ver un gaitero escocés, cuyos roncones de la gaita son las manecillas o agujas de un reloj, y digo escocés por el diseño de tartán, abajo, de una supuesta kilt. Hay también, entre muchos detalles, un cuadrante como de esfera de reloj, pero aplanado, con una numeración romana: I, II…X, XI, XII, equivalente a las doce horas. La aguja de la hora apunta a las 10 y Solari Parravicini refiere en muchas psicografías a la hora 10 y a la hora 11 ¿Coincidirá con algún evento histórico a producirse, como pudiera ser la independencia de Escocia y quizás su conversión al catolicismo? (Hay una profecía que anuncia la conversión al catolicismo de un gran país del norte de Europa). ¿La indicación de las agujas del reloj y su ángulo ofrecen alguna pista sobre esta “hora”? La hora 10 puede referirse a las 22, y 2022 es una fecha próxima; así la hora 11 podría ser 2023.

Sobreimprimí esta psicografía a un transportador que nos puede informar los ángulos y a una esfera de reloj que nos pueda indicar las horas, pero sin precisión alguna, como se entenderá; para hacerlo bien habría que contar con el original, pues se entiende el borde del papel como los ejes cartesianos X e Y, y un pequeño ángulo de desviación, sumado al de las figuras superpuestas podrían sumar un gran error. Obviamente tomé como centro la intersección de las agujas.

Psicografía de Solari Parravicini, el reloj de la hora de la gran tribulación

Psicografía de Solari Parravicini, el reloj de la hora de la gran tribulación

Leemos:

La esfera de nuestro reloj está dividida en 12 partes iguales y éstas a su vez en cinco partes iguales (la esfera del reloj se divide así en 60 partes iguales). Cada una de esas 12 partes “arco horario” indica una hora y mide 360º:12 = 30º y por tanto cada parte menor, que indica un minuto, mide 30º:5 = 6º. Durante una hora la aguja horario recorre este arco de 30º (es decir, cada minuto avanza 30º:60 = 0.5º). La aguja minutero recorre 360º en una hora (es decir, 6º en un minuto). Por consiguiente el recorrido de la aguja minutero es 12 veces mayor que la aguja horaria.

La hora de empezar a rezar ya llegó

Si todo esto nos indica que el coronavirus es la llegada de la hora de la gran tribulación (solo Dios y algunos inspirados como Solari Parravicini lo saben) es hora de bajarse del caballo de la soberbia, hincarse de rodillas y empezar a rezar, por todas las faltas que hemos cometido en nuestra vida, muchas de las cuales ni siquiera recordaremos y por todas las cosas buenas que pudimos hacer y no hicimos.

Dios está en todos lados para todo el mundo, la Virgen María oraba en la gruta establo donde el mundo la obligó a parir al Salvador, el que dijo que cada pobre era Él, así que recemos, porque ¿ a cuántos pobres hemos olvidado en una gruta a lo largo de nuestras vidas ? Solo Dios lo sabe. Así que oremos donde estemos, en la cuarentena, en la reclusión a la que fue a parar la Humanidad. Es la Hora.

Fuentes: https://solariparravicini.swred.com/

http://recursostic.educacion.es/descartes/web/materiales_didacticos/Tiempo_y_angulos_d3/angulosreloj.htm

 

 

Imprimir