1 Juan 1:8  Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.

Lucas 7:42-43

y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó generosamente a los dos. ¿Cuál de ellos, entonces, le amará más?
Simón respondió, y dijo: Supongo que aquel a quien le perdonó más.
Y Jesús le dijo: Has juzgado correctamente.

¿ Qué es la misericordia ? Es arrepentirse sinceramente, con el firme propósito de no hacerlo nunca más, pedir perdón y que ese perdón nos sea dado; se dice entonces que se ha obrado con misericordia para con nosotros. Santa María Faustina Kowalska ( conocida como Santa Faustina ) fue llamada por Jesús como “la apóstol de la divina misericordia” y quizás por ello hoy tenemos la devoción a Jesús Misericordioso ( con su estampa característica con rayos saliendo del Sagrado Corazón ), que se le manifestó a esta santa polaca, como un mensaje al mundo entero.

A los 18 años Faustina, que ya sentía una vocación religiosa desde los siete años, pidió a sus padres el permiso para entrar en un convento pero sus padres no se lo permitieron. Después de esa negativa decidió entregarse a las vanidades de la vida sin hacer caso alguno a la voz de la Gracia de Dios, aunque su alma en nada encontraba satisfacción y se sentía llamada constantemente, lo que le provocaba un gran tormento que intentaba sanar con más distracciones. Evitaba a Dios y con toda su alma se inclinaba hacia las criaturas. Pero, según Faustina, la gracia divina terminó por ganar su alma.

Ella misma cuenta que al ir a un baile con su hermana Josefina tuvo una experiencia que marcó su vida. Mientras todos se divertían ella sufría y sentía gran tristeza en el alma. Mientras bailaba pudo ver a Jesús crucificado, cubierto de llagas, dirigiéndole este mensaje:

:¿Helena, hija mía, hasta cuándo Me harás sufrir; hasta cuándo Me engañarás?

Su nombre de bautismo, antes del religioso por el que es reconocida, era Helena Kowalska.

Finalmente entró como postulante a la Casa Madre de la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia.

Tuvo la tentación de abandonar el convento. Llegó a buscar a la Madre Superiora pero no la encontró y se retiró a su dormitorio. Allí tuvo una visión de Jesús con su rostro desfigurado por las llagas. Ella le preguntó:

– Jesús, ¿quién te hirió tanto?

Jesús respondió:

– Este es el dolor que me causaría si hubieras abandonado este convento. Aquí es donde te he traído y no a otro sitio, y he preparado para ti muchas bendiciones.

Sor Faustina sostuvo haber tenido la primera revelación de la Divina Misericordia estando en su celda ( se llaman celdas a los aposentos de un convento ), el 22 de febrero de 1931. La escena de dicha revelación y las palabras que escuchó de los labios de Jesús están plasmadas en su diario.

Jesús le pidió que pintara una imagen suya, fiel a la imagen que se mostraba ante ella; tal imagen debía contener la inscripción «Jesús, confío en vos». Jesús apareció vestido de blanco y de su corazón emanaban haces de luz roja y blanca. Esta imagen la universalizó la Iglesia en la devoción de Jesús Misericordioso.

El Jesús Misericordioso de sor Faustina

Imagen de Jesús Misericordioso

Jesús, confío en vos

Ante esta propuesta, se requirieron de los servicios artísticos del pintor Eugenio Kazimirowski, quien realizó el retrato siguiendo las instrucciones de sor Faustina. Esta imagen fue presentada y venerada públicamente en Ostra Brama ( Vilna, capital de Lituania ) entre el 26 y el 28 de abril de 1935; fue la primera imagen pintada del Señor de la Misericordia.

Manual de santidad de Sor Faustina Kowalska ( la santidad es la moneda de curso legal en el Cielo ):  http://forosdelavirgen.org/90752/guerra-espiritual-150321/

( A este pecador, que copia más que escribe, nunca le falta en su billetera una estampita de Jesús Misericordioso; dos cosas sin embargo que sí le siguen faltando: un arrepentimiento sincero y confiar en Dios )

 

Fuentes: forosdelavirgen.org, Wikipedia