San Francisco de Paula (Nació en Paula, Reino de Nápoles, 27 de marzo de 1416 y falleció en Tours, Francia, 2 de abril de 1507) fue un eremita, fundador de la Orden de los Mínimos y santo de la Iglesia Católica. A diferencia de otros fundadores de órdenes religiosas, nunca fue ordenado sacerdote.

San Francisco de Paula ( Nápoles )

Profecía de San Francisco de Paula: el Gran Monarca y la Milicia de los Crucíferos

Son famosas las cartas dirigidas por él a un caballero español, llamado Simón de Limena, Señor de Montalto. En ellas habla de manera clara de los Crucíferos. También habla en ellas de la Milicia de la Cruz, de la que consideran Patrono al profeta Elías y cuya Regla es un “AZOTE DE LOS SOLDADOS PREVARICADORES Y DE LOS FALSOS PROFETAS”.

Otros muchos han hecho referencia a este gran Monarca como San Isidoro de Sevilla, San Alonso Rodríguez de la Compañía de Jesús.

De este Gran Monarca dice San Francisco de Paula en esas famosas cartas que formará a los Santos Crucíferos y a la Milicia de la Cruz, que formará un gran ejército, hasta conseguir un solo rebaño y un solo Pastor.

Hace mención también, en estas cartas, aparte del Gran Monarca a una ciudad importante de España, que será como su capital, pero sin nombrarla.

Entre los muchos que han hecho referencia a este Gran Monarca, se encuentra el Papa León XIII en su Auspicato Concessum. De este gran Monarca dice San Francisco de Paula en las cartas mencionadas que “formará a los Santos Crucíferos y a la Milicia de la Cruz, que formará un gran ejército, hasta conseguir un sólo rebaño y un sólo pastor”; parece que será de linaje español, descendiente de Pipino el Breve y de Santa Elena.

Profecías

El santo predijo antes varias personas, en los años 1447, 1448 y 1449, la toma de Constantinopla por los turcos. Esto ocurrió el 29 de mayo de 1453, por parte del comandante Mehmed II, y Constantino XI murió en la batalla.

Francisco predijo que la ciudad de Otranto sería conquistada por los turcos en 1480. Cuando esto ocurrió, Fernando el Católico envió al conde de Arena a combatirlos. Antes de la batalla, el conde quiso visitar a San Francisco de Paula, que le dijo a él y a los que le acompañaron, que fuesen tranquilos y les dio a cada uno una vela bendecida. En la batalla, todos los soldados que fueron con el conde y que habían recibido la vela bendita se salvaron y uno que se negó a recibir la vela bendita murió en combate. Finalmente, los turcos se retiraron de Otranto en 1481.

En el siglo XVII Theodoor van Thulden pintó un episodio místico que la tradición dice que ocurrió en el siglo XVI. En el cuadro aparece Francisco de Paula junto al lecho de Luisa de Saboya para decirle que daría a luz al siguiente rey de Francia, el futuro Francisco I. En 1515 Luis XII murió sin un heredero varón y el trono pasó a Francisco I, de la Casa de Valois-Angulema. Luisa de Saboya y su esposo, el conde de Angulema, que en el cuadro se encuentra a la derecha del lecho, decidieron llamar a su hijo Francisco en honor de este santo.

Theodoor Van Thulden

San Francisco de Paula Profetizando el nacimiento de un hijo (el futuro Francisco I, rey de Francia, nacido en 1494) a Luisa de Saboya

Profecía: APOLOGÍA DEL GRAN MONARCA

Este santo hombre será gran pecador en la juventud y después se convertirá al gran Dios. Será en su niñez y adolescencia como santo, en su juventud gran pecador, pero después se convertirá y hará gran penitencia. El tal hombre empezará á investigar los secretos de Dios sobre la larga visita y dirección que hará el Espíritu Santo en el mundo, por medio de la santa Milicia. Irá interpretando los oscuros secretos del Espíritu Santo, y muchas veces será admirado por conocer los internos secretos del corazón de los hombres. Los Crucíferos, no pudiendo vencer primero con letras á los herejes, se moverán contra ellos impetuosamente con las armas. Dios Omnipotente exaltará á un hombre muy pobre, de la sangre de Constantino.

Ya se va acercando la hora en que la Divina Majestad visitará al mundo con la nueva religión de los Crucíferos, con el Crucifijo levantado sobre el más alto estandarte y de mayor lugar. Estandarte admirable á los ojos de todos los justos; el cual al principio escarnecerán los incrédulos, malos cristianos y paganos, mas después que vean las maravillosas victorias contra los tiranos, herejes é infieles, sus burlas se convertirán en lágrimas.

¡ Oh santos Crucíferos ! Vosotros destruiréis la maldita secta mahometana; vosotros pondréis fin a toda suerte de infieles, herejes y sectas del mundo, y seréis el acabamiento de todos los tiranos; vosotros pondréis silencio con perpetua paz por todo el universo mundo; vosotros haréis santos a todos los hombres, por fuerza o por voluntad. ¡ Oh gente santa ! ¡ Oh gente bendita de la Santísima Trinidad ! Sera gran Capitán de gente santa, llamada los Santos Crucíferos de Jesucristo, con los cuales acabará la secta mahometana y el resto de los infieles. Obtendrán el dominio de todo el mundo, tanto temporal como espiritual y regirán la Iglesia de Dios hasta el fin de los siglos. Estos siervos de Dios limpiarán el mundo con la muerte de un número infinito de rebeldes. El Jefe y Fundador de esta milicia será el gran reformador de la Iglesia de Dios.

 

Fuentes: Wikipedia, profeciasdefuturo.blogspot.com.ar , wwwapostoladoeucaristico.blogspot.com.ar , gloria.tv

APOLOGÍA DEL GRAN MONARCA, 2ª Parte.

Paginas 144, 218, 219.
P. José Domingo María Corbató
Biblioteca Españolista
Valencia-Año 1904