Padre Pío de Pietrelcina, nacido Francesco Forgione, ( Pietrelcina, 25 de mayo de 1887 – San Giovanni Rotondo, 23 de septiembre de 1968 ) fue un fraile y sacerdote católico italiano de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, famoso por sus dones milagrosos y por los estigmas que presentaba en las manos, pies y costado. Fue canonizado en 2002 por el papa Juan Pablo II en la Iglesia católica con el nombre de San Pío de Pietrelcina.

Las señales de su santidad no pararon de aparecer a lo largo de toda su vida, con fenómenos extraordinarios:

Discernimiento extraordinario: capacidad de leer las conciencias, don que utilizó frecuentemente durante el ministerio del sacramento de la confesión.
Curación: curas milagrosas mediante el poder de la oración.
Bilocación: estar en dos lugares al mismo tiempo. Esto lo usó Dios también cuando a Santiago le apareció la Virgen en el Pilar de Zaragoza, España.
Perfume: en su presencia se podía percibir fragancia de flores (el «olor de santidad»).
Lágrimas: cuando rezaba el Rosario a veces derramaba lágrimas.
Estigmas: exhibió estigmas desde el 20 de septiembre de 1918 y los llevó durante 50 años hasta pocos días antes de su muerte (el 23 de septiembre de 1968).

Padre Pio estigmas

El padre Pío, de joven, con los estigmas

Los estigmas son llagas que aparecen espontáneamente en una persona santa, semejando y simbolizando las heridas de Nuestro Señor Jesucristo.

Cuerpo incorrupto del padre Pío

Cuerpo incorrupto del padre Pío (San Pío de Pietrelcina) expuesto a pública veneración desde 2008

La epístola del padre Pío es bastante larga; aquí un extracto con 12 mensajes tomados del libro de Renzo Baschera “I grandi profeti”

La profecía

El mundo está andando en ruinas. Los hombres han abandonado el camino correcto para aventurarse en caminos que terminan en el desierto de la violencia… Si no vuelven a beber de la fuente de la humildad, la caridad y el amor, será una catástrofe.
Cosas terribles vendrán. Ya no puedo interceder por los hombres. La Piedad Divina está a punto de terminar. El hombre había sido creado para amar la vida, y terminó destruyendo la vida …
Cuando el mundo fue confiado al hombre, era un jardín. El hombre lo ha convertido en una atmósfera llena de venenos. Nada sirve ahora para purificar la casa del hombre. Es necesario un trabajo profundo, que sólo puede venir del Cielo.
Prepárense para vivir tres días en total oscuridad. Estos tres días están muy cerca… Y en estos días permanecerán como muertos sin comer ni beber. Luego la luz volverá. Pero muchos serán los hombres que no la verán más.
Mucha gente escapará asustada. Correrá sin tener una meta. Dirán que hay salvación al oriente y la gente correrá hacia el oriente, pero caerá en un acantilado. Dirán que al occidente hay salvación y la gente correrá al occidente, pero caerán en un horno.
La tierra temblará y el pánico será grande… La Tierra está enferma. El terremoto será como una serpiente: lo sentirán arrastrarse por todos lados. Y muchas piedras caerán. Y muchos hombres perecerán.
Vosotros sois como hormigas, porque vendrá el tiempo en que los hombres se quitarán los ojos por una miga de pan. Los negocios serán saqueados, los almacenes serán tomados en asalto y destruidos. Pobre será aquel que en esos días oscuros se encontrará sin una vela, sin una jarra de agua y sin el necesario por tres meses.
Una tierra va a desaparecer… una gran tierra. Un país será borrado para siempre de los mapas geográficos… Y con él será arrastrado en el fango la historia, la riqueza y los hombres.
El amor del hombre por el hombre se ha convertido en una palabra vacía. ¿Cómo puedes esperar que Jesús te ame, si ni siquiera amas a los que comen en tu propia mesa? … De la ira de Dios no serán perdonados los hombres de ciencia, sino los hombres de corazón.
Estoy desesperado… No sé qué hacer para que la Humanidad se arrepienta. Si continúa por este camino, la tremenda ira de Dios se desencadenará como un tremendo rayo.
Un meteorito caerá sobre la tierra y todo brillará. Será un desastre, mucho peor que una guerra. Muchas cosas serán canceladas. Y este será uno de los signos …
Los hombres vivirán una experiencia trágica. Muchos serán abrumados por el río, muchos serán quemados por el fuego, muchos serán enterrados por los venenos… Pero me mantendré cerca de los puros de corazón.

Dijo el padre Pío:

Reza, ten fe y no te preocupes. La preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchará tu oración… La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús, no solo con tus labios sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón…

Dulce es la mano de la Iglesia también cuando golpea, porque es la mano de una madre

Haré más desde el Cielo, que lo que puedo hacer aquí en la Tierra

El hábito de preguntar «por qué» ha arruinado el mundo

 

 

Fuentes: es.aleteia.org, Wikipedia

 

Imprimir