Amando a nuestros “enemigos” como enseñó Jesús

Las víctimas de la Globalización

Yo no me hubiera atrevido a escribir esto por temor a que me tilden de comunista o, en otras épocas, que me hicieran desaparecer. Pero Dios les da a sus ministros superpoderes, así que el padre Romero publica estas páginas en su libro “Las víctimas de la Globalización” con la inocencia de su justicia y la falta de temor de su fe. Siempre me pregunté ¿ cómo puede ser que los que se supone son ateos actúen como cristianos y los que se supone que son cristianos hagan desaparecer adolescentes por pedir un boleto estudiantil gratuito ? ¿ Cómo puede ser que los primeros perjudiquen a los ricos a favor de los pobres, como enseñó JesuChristo que hay que respetar al pobre, y los segundos perjudiquen a los pobres a favor de los ricos, como enseña el daiblo tácitamente ?

¿ Qué les parece ? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: ” Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña “.
Él respondió: ” No quiero “. Pero después se arrepintió y fue.
Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: ” Voy, Señor “, pero no fue.
¿ Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre ?.  El primero», le respondieron. Jesús les dijo:  Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios.

Mateo 21:28-31

Virgen de la Caridad del Cobre

Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba

Las victimas de la Globalización

LO QUE LA GENTE NO CONOCE DE CUBA

“Más de ochocientos millones de personas, en el mun­do, continúan siendo analfabetos, ninguno de ellos vive en Cuba.
Más de ciento treinta millones de niños crecen sin tener acceso a la educación básica, ninguno de ellos vive en Cuba.
Más de ochocientos millones de personas sufren de hambre crónica y carecen de acceso a los servicios de salud, ninguno de ellos vive en Cuba.
Más de doscientos millones de niños trabajan y/o viven en las calles, ninguno de ellos vive en Cuba.
En menos de treinta años, Cuba pasó a ser el primer país de América Latina y el Tercer Mundo, en bajar la mortalidad infantil al índice de 6,4 por cada mil nacidos vivos y alcanzar una expectativa de vida de 75 años; además extendió los servicios médicos gratuitamente a todos los ciudadanos; elevó la escolaridad promedio a nueve grados, graduó más de setecientos mil profesionales universitarios; desarrolló un poderoso movimiento artístico y cultural; ocupó uno de los diez primeros lugares en las competencias olímpicas y obtiene en ellas más medallas de oro per cápita que ningún otro país; sus niños logran lugares cimeros en competencias de matemáticas y otras de carácter científico.

Según UNESCO, los conocimientos de los alumnos cubanos de primaria casi duplican el promedio de los del resto de América Latina. Hoy el pueblo de Cuba ocupa el primer lugar entre todos los países del mundo, desarrollados o no, en el per cápita de profesores y maestros, médicos e instructores de alto nivel en educación física y deportes, tres ramas que son decisivas para el bienestar y el desarrollo social y económico de cualquier país. Ello se resume en más de doscientos cincuenta mil educadores, sesenta y siete mil quinientos médicos y treinta y cuatro mil profesores y técnicos de Educación Física y Deportes.
Hoy compartimos con otros países hermanos del Tercer Mundo ese inmenso capital humano sin cobrar un sólo centavo. Nuestros colaboradores no sólo poseen una profunda capacidad técnica y científica, sino lo más im­portante: una extraordinaria solidaridad humana y un insuperable espíritu de sacrificio.
Debo añadir algo más: en 42 años de Revolución, jamás se ha lanzado en Cuba un gas lacrimógeno contra el pueblo, ni se conoce el espectáculo de policías con escafandras, caballos, o carros antimotines reprimien­do al pueblo, cosas muy frecuentes en Europa y Estados Unidos.
En nuestro país no han existido jamás Escuadrones de la Muerte, ni un sólo desaparecido, pese a las miles de infames calumnias divulgadas por un frustrado e inescrupuloso imperio que desea barrer de la faz de la Tierra la imagen y el ejemplo de Cuba.
Ustedes podrán preguntarse por qué me detengo a enumerar estos hechos:
Porque me pregunto:
Primero: Si es por esto qué se nos quiere condenar todos los años en Ginebra.
Segundo: Si es por esto qué se nos hostiga, se nos bloquea y se nos hace una guerra económica que dura ya 42 años.
Tercero: Si es por esto qué se quiere destruir a la Revolución Cubana? ”

 

* Memo realizado con datos y párrafos de la intervención del Presidente Fidel Castro Ruiz en la 105a. Conferencia de la Unión Interparlamentaria Mundial: 05-04-2001.

 

Fuentes: Las víctimas de la Globalización, del Presbítero José Nicolás Romero (2008), bibliacatolica.com.br

Imprimir