La región del Litoral comprende la zona surcada por ríos del territorio argentino formada por Misiones, Corrientes y Entre Ríos (que forman la Mesopotamia argentina) y las zonas de Formosa, Chaco y Santa Fe que están cerca de los ríos Paraná y Paraguay. Esta región histórica y cultural está comprendida por las costas y zonas cercanas al Río Paraná, Río Paraguay, Río Uruguay y las islas del Delta del Paraná ubicadas en Entre Ríos y el norte de la Provincia de Buenos Aires. Su gentilicio es litoraleño. Antiguamente el actual Uruguay y el actual Paraguay integraron la región Litoral. A partir del 500 d. C., aumentó el cauce de los ríos, aparecieron los pueblos canoeros, quienes los usaron como vía de comunicación y aprovechamiento de la llanura ribereña. Navegaron los cursos del Paraná y del Paraguay y mantuvieron vinculación con el ambiente isleño y con las costas. El Litoral fue uno de los primeros territorios de la Argentina en los que se establecieron los españoles, destacándose las expediciones de Sebastián Caboto la cual fue fundadora de Sancti Spiritu primer asentamiento europeo en el territorio argentino; a estás expediciones españolas les siguieron muchas otras entre las que se destacan las de Juan de Ayolas, Irala, Hernandarias, Juan de Garay etc., así es que tras la frustrada primera fundación de Buenos Aires se creó la casa-fuerte de Asunción y a partir de esta no solo se fundó definitivamente la ciudad de Buenos Aires, sino que se fundaron las más antiguas ciudades de El Litoral: San Juan de la Vera de las Siete Corrientes, Santa Fe de la Vera Cruz, Nuestra Señora de la Concepción del Bermejo (estos entre los siglos XVI y XVII), así como los caseríos que darían origen a más nuevas ciudades: La Bajada del Paraná, Arroyo de la China (luego Concepción del Uruguay), a fines de este periodo los jesuitas establecieron sus provincias misionales creando San Ignacio Miní, Loreto, Yapeyú, Apóstoles, Corpus y ciudades en la orilla izquierda del río Uruguay como San Francisco de Borja, Itaquí etc. que serían la base de las actuales Paso de los Libres, La Cruz, Monte Caseros, etc.

El chamamé es una manifestación cultural que comprende un estilo de música y danza propios de la provincia de Corrientes, en Argentina. Ha desempeñado un papel relevante en la evolución cultural del litoral argentino. Data del siglo XVI.

La Virgen de Itatí es una advocación mariana venerada en la ciudad de Itatí, provincia de Corrientes, Argentina. La devoción se remonta a una tradición jesuítica, según la cual el rezo de un rosario habría salvado al misionero jesuita español Luis de Bolaños y los aborígenes que este había convertido al catolicismo de un ataque de nativos que combatían a los conquistadores. La tradición del pueblo afirma que el paso del arroyo Yaguarí se abrió por la mitad (similar a lo sucedido en el relato bíblico de Moisés) y los rebeldes emprendieron la retirada y se dispersaron, quedando el pueblo de Itatí a salvo, gracias a la intervención de la Virgen. El pueblo al ser testigo del hecho acudió a la Virgen en acción de gracias.

Hoy es la patrona de la provincia de Corrientes, y goza de gran devoción popular. La Basílica de Nuestra Señora de Itatí montada para sus fieles es uno de los principales centros de peregrinación católica del país.

Otra versión nos dice: La Virgen de Itatí, que se venera en el santuario de la localidad homónima, surgió luego de que el franciscano Luis de Bolaños llevara a esta imagen de la Virgen en 1589 a su lugar actual. La imagen está tallada en timbó y el rostro en nogal; el nombre de la Pura y Limpia Concepción de Itatí viene de la lengua guaraní “ita”, roca, y “tí “, blanca, o sea, “piedra blanca”, por los yacimientos de cal que estaban junto al arroyo Caleria.

Luego de que la Virgen de Itatí fuera traída de la reducción de Ciudad Real, provincia de Guayrá, los franciscanos la llevaron consigo hacia el sur, a Guayrá, debido a los constantes ataques de los indígenas. En ese lugar levantaron un oratorio y colocaron a la Virgen, pero un ataque de aborígenes hostiles destruyó el lugar y la imagen de la Virgen Inmaculada desapareció.

Según la tradición la imagen habría sido encontrada en el curso del alto Paraná, no lejos del puerto de Santa Ana, por un grupo de indios. Estos vieron a la Virgen Inmaculada sobre una piedra rodeada de una luz muy brillante y acompañada de una música sobrenatural. Fray Luis Gámez ordenó el inmediato traslado de la figura a la reducción, pero la imagen volvió a desaparecer en dos ocasiones, retornando a su lugar cerca del río.

Los religiosos comprendieron cuál era la voluntad de la Santa Madre, y se dispuso el traslado del asentamiento a esos parajes. En 1615 (1580 según otras versiones) el puerto de Santa Ana quedó abandonado, y fray Luis de Bolaños fundó la nueva reducción a la que da el nombre de “Pueblo de Indios de la Pura y Limpia Concepción de Nuestra Señora de Itatí”. Con el tiempo, el lugar comenzó a conocerse simplemente como Itatí, y fray Luis de Gamarra, párroco del lugar, fue el primero en dar a conocer los milagros de la Virgen. El 16 de julio de 1900, la imagen fue solemnemente coronada por voluntad del Papa León XIII. Fue entronizada con el nombre de Reina del Paraná y reina del Amor. El 3 de febrero de 1910, el Papa Pío X creó la diócesis de Corrientes, y el 23 de Abril de 1918, la Virgen de Itatí fue proclamada su patrona y protectora.

Virgen de Itati

Virgen de Itati

Uno de sus personajes culturales es el pescador brillantemente representado en Pedro canoero de Teresa Parodi https://www.youtube.com/watch?v=pQHh-81H0S4 , donde también se manifiestan poéticamente los riesgos de oficio; se llama espinel ( mencionado en la canción ) a una cuerda de la que, a tramos, penden anzuelos; en otros lugares se le llama palangre. El color del río Paraná / del Plata se vuelve marrón con los aportes sedimentarios de su afluente el río Bermejo; por eso el juego del color de piel de su gente con el río. La atmósfera de la canción está bien representada en el sitio restoelbaqueano.blogspot.com.ar donde describe: Remanso Valerio, y sus riberas barrancosas, de belleza agreste, casi precario, un asentadero de casi cien años. Un barrio tranquilo de pescadores humildes y trabajadores, de más de trescientas familias y por lo menos unas 1500 almas, plagada de calles de tierra y casitas frágiles de chapa y ladrillos construídas con esfuerzo de manos trabajadoras, que día a día, generación tras generación, arriesgan su vida en sus canoas, en pos de realizar la única tarea que ha sustentado sus vidas y las de sus familias desde que los primeros pobladores vinieron a asentarse allá a fines del 1800, cuando el horno cementero Fhur dejó de funcionar.

 

 

Oración Del Remanso
Jorge Fandermole

Soy de la orilla brava
Del agua turbia y la correntada
Que baja hermosa por su barrosa profundidad
Soy un paisano serio
Soy gente del remanso valerio
Que es donde el cielo
Remonta vuelo en el paranáTengo el color del río
Y su misma voz en mi canto sigo
Del agua mansa y su suave danza en el corazón
Pero a veces oscura
Va turbulenta en la ciega hondura
Y se hace brillo en este cuchillo de pescadorCristo de las redes
No nos abandones
Y en los espineles
Déjanos tus dones

No pienses que nos perdiste
Es que la pobreza
Nos pone tristes
La sangre tensa y uno no piensa
Más que en morir

Agua del río viejo
Llévate pronto este canto lejos
Que está aclarando
Y vamos pescando para vivir

Llevo mi sombra alerta
Sobre la escama del agua abierta
Y en el reposo vertiginoso del espinel

Sueño que alzo la proa
Y subo a la luna en la canoa
Y allí descanso
Hecha un remanso
Mi propia pielCalma de mis dolores
Ay ¡ Cristo de los pescadores !
Dile a mi amada
Que esta apenada esperándomeQue ando pensando en ella
Mientras voy vadeando las estrellas
Que el río esta bravo
Y estoy cansado para volverCristo de las redes
No nos abandones
Y en los espineles
Déjanos tus dones

No pienses que nos perdiste
Es que la pobreza
Nos pone tristes
La sangre tensa y uno no piensa

Mas que en morir
Agua del río viejo
Llévate pronto este canto lejos
Que está aclarando
Y vamos pescando para vivir

Agua del río viejo
Llévate pronto este canto lejos
Que está aclarando
Y vamos pescando para vivir

 

A mi abuela le gustaba El viejo Matías de Víctor Heredia; hacía un surubí frito para chuparse los dedos y una vez le dieron un premio por “hacer galleta”, esto es, cuando un pescador enreda la línea. Yo sin embargo le dedico esta canción, que sabe a ella y a su amado Dios, que devocionaba con la Medalla Milagrosa y a San Pantaleón, a quien recordamos, gracias a ella, todos los 29, aunque ella desde el Cielo, ya no puede amasar sus preciados ñoquis, la alguna vez comida de los pobres de los italianos.

 

Fuentes: Wikipedia, mariologia.org, restoelbaqueano.blogspot.com.ar, Internet, la vida misma.