Entonces madame V. conmovida, le preguntó porque él estaba ahí y porque venia a rezar a ese lugar. El monje contestó que hacía siglos que oraba ahí, y que nunca sería suficiente para borrar sus pecados y los crímenes que había dejado cometer en nombre de Dios y la religión. Luego alzó los brazos al cielo y dijo:

” Sufro, Dios mio, sufro. Los hombres quieren ser superiores a Dios y se precipitan a los abismos. El globo terráqueo estallará, Europa, Asia y África serán sumergidas, solo America del Sur emergerá.”

A ningún católico le conviene creer en amuletos pero ahí está la Medalla Milagrosa, a ningún católico le conviene creer en la astrología pero ahí está la Estrella de Belén, a ningún católico le conviene creer en el esoterismo pero ahí están las profecías de Juan XXIII y a ningún católico le conviene creer en fantasmas pero aquí hay uno que manda reconstruir una imagen de Nuestra Señora. La Iglesia debería investigar más.

La historia

La historia se repite en varios libros y sitios de internet con ligeras variantes pero con la misma estructura medular.

Madame V. con sus 2 hijos, Jean y Gastón, se mudó a la mansión “Le Prieure” el 6 de julio de 1955; 4 días después un fantasma se le aparece.

El testimonio de la señora V.

Fue esa noche del 10 de julio de 1955 cuando, por primera vez, vi una sombra borrosa en mi habitación, formada por una niebla opaca, detrás de la cual parecía que había una luz, una sombra de forma humana, con una túnica larga y una capa, y una capucha en la cabeza. Se me adelanta; con un ataque de miedo, me senté en mi cama, con la espalda pegada a la pared. Estaba helada y sin embargo sudaba. La sombra avanzó hacia la chimenea y luego se arrodilló y escuché el sonido de sus rodillas al encontrarse con el suelo. Se postró 3 veces, con las manos juntas, en un gesto de súplicas. Quería levantarme, llamar, pero ningún sonido salió de mi garganta: un terror indescriptible me mantuvo clavada donde estaba. La sombra se levantó lentamente y se dirigió a la puerta que conducía a un pequeño armario al pie de una alcoba. Pasaron unos segundos y luego oí claramente como la caída de un cuerpo en el armario de azulejos.

Esta forma recordaba la de un monje muy viejo. Me pregunté quién era esta forma y de dónde vino. Por un tiempo la forma no apareció, así que me arrepentí de no haber tratado de ponerme en contacto con él. Pero una noche mi deseo fue concedido. Acababa de apagar mi luz cuando el monje hizo su aparición. Parecía viejo, y un fuerte olor a humedad había venido con él. Para mi consternación, escuché que estaba llorando y vi los hombros temblando con fuertes sollozos. Cada vez que golpeaba su frente en el suelo, una voz indescriptible, que parecía venir de lejos, se levantó diciendo:

– “Dios mío, misericordia, ten piedad de mí, ten piedad, Dios mío, perdóname”.

Resolví hablar con él, a pesar del terrible miedo que tenía. Pero no tuve que hacerlo, porque se volvió hacia mí y me dijo:

– “¿Qué está haciendo aquí? No tiene el derecho de perturbar la tranquilidad de esta casa que fue construida por religiosos para religiosos y para servir a la mayor gloria de Dios “.
– ” Pero tú, mi padre, ¿por qué estás aquí? “, respondí, ” ¿eres un ser normal? ”
– ” Mi pobre hija “, respondió, ” oré aquí durante siglos y no lo haré nunca lo suficiente para borrar mis pecados, olvidar el sufrimiento por el que soy responsable y los crímenes que he dejado atrás en nombre de Dios y de la religión ”

Luego me preguntó:

– ” ¿Ha dado usted de beber al prisionero? ”

– ” ¿Qué prisionero y dónde está? ” ( inquirió la señora V. )

El primer fantasma hace una petición

Me contó la larga y dolorosa historia de un hombre que se moría de hambre y sed en este calabozo. También fue la misma noche en que me preguntó:

– “¿Por qué dejas la estatua de Nuestra Señora en el Flambeau entre escombros y basura?”

– “¡Padre, nunca he visto la estatua de la que me hablas!”

– “Está cerca del oratorio. Si ha sido mutilada, vuelve a colocarla en el nicho del oratorio, donde durante siglos las multitudes han venido a honrarla, implorando, y por las fiestas matrimoniales; dale el lugar y el culto con el que había estado rodeada hasta que mataron a los vándalos “.

Prometí hacer lo que él me ordenó.

Madame V. cree en el monje y encuentra la imagen de Nuestra Señora

Madame V. no le contó a nadie sobre su aventura y pretexta cualquier excusa para buscar con sus dos hijos la estatua. Y el monje tenía razón porque descubrieron, a lo largo de la pared de la capilla, un hueco que parecía un calabozo. Sucedió así: la señora V. , pasando cerca del fondo, desde las escaleras de la terraza, golpeó una piedra que estaba por encima del suelo. Inmediatamente ella tiene la intuición de que ésta es la parte faltante de la estatua. Con mil precauciones, libera esta piedra y descubre que representa el cuerpo de un Niño Jesús y un fragmento de cortinas. El conjunto se adapta perfectamente a las otras partes de la estatua: Nuestra Señora en  Flambeau reconstituida, se coloca en la chimenea del prior y está rodeada de follaje y luces.

Sin embargo, ciertos hechos no tardaron en atraer la atención de los dos hijos de Madame V. Primero, la fatiga extrema y la pérdida de peso de su madre, porque nuevamente, durante 11 noches, la aparición del fantasma la despertó.

Aparece el segundo sacerdote, un obispo

Una mañana madame V. vio a otro fantasma, al parecer el de un obispo, que se le acercó, le tomo una mano y le dijo que se fuera de esa casa que había sido robada a los religiosos, además de hacerle algunas predicciones proféticas.

Las apariciones son fotografiadas y la imagen de Nuestra Señora es restaurada

En vista del desmejoramiento de su madre, los dos hijos, aunque sin creer en los fantasmas, resolvieron ellos ocupar la habitación de las apariciones. Cierta noche que regresaba de la ciudad, Jean le vio; era una forma humana indefinida en la ventana del dormitorio. Jean ya no dudo entonces de la existencia del fantasma y tomo la decisión de fotografiarlo. El 28 de Octubre de 1956, tomó la primer fotografía, que resultó ser solo una mancha grisácea.
El 12 de enero de 1957 el monje se presento ante madame V. y le reprochó no haber reconstruido por completo la imagen de Notre Dame au Flambeau, a la que ella debía rogar por él, pues era la única que podía liberarlo de sus padecimientos. Madame V. encontró entonces el trozo de estatua que faltaba y la puso entonces encima de la chimenea del prior.

Los fantasmas desaparecen

El monje le declaró haber muerto “sin la ayuda de la religión” y que había sido asesinado por jinetes a pocos pasos del lugar donde, por cobardía, dice, ha dejado martirizar y morir a un hombre. Le cortaron las manos y fue enterrado, junto con otros religiosos, entre la iglesia y los edificios.

En marzo de 1960, el fantasma apareció, probablemente por última vez, en el vestíbulo. Alzaba al cielo los muñones de sus brazos y pidió a madame V. que lo liberara de su martirio. Ella pregunto que podía hacer y él respondió que había muerto sin los auxilios de la religión y que hiciera sobre él grandes señales de la cruz y lo rociara con agua bendita. Ella explicó que iría en busca del agua bendita; al regresar el monje había desaparecido y nunca más volvió a ser visto.

El lugar

“Le Prieure” ( en francés: el priorato ) es una mansión del siglo XVII o XVIII ( los textos no se ponen de acuerdo ) ubicada en Souvigny (Allier), Francia; la propiedad en que tuvieron lugar estos eventos fue el hogar del Prior, jefe de su comunidad religiosa benedictina y expropiada por la revolución. En Julio de 1955 fue comprada por una dama, Madame V. , quien se instaló en ella con sus hijos Jean y Gastón; se mudó a este tipo de señorío el 6 de julio de 1955: cuatro días después, un fantasma se le apareció en su habitación.

El priorato de Sauvigny según Wikipedia

El Priorato Saint-Pierre y Saint-Paul de Souvigny se encuentra en la ciudad de Souvigny , en el Allier, en el corazón de la antigua provincia de Bourbonnais. Souvigny fue en la Edad Media una de las cinco hijas mayores de la poderosa Abadía de Cluny en Borgoña. Souvigny tenía muchas parroquias y pequeños prioratos, cuyos ingresos recaudó en Bourbonnais e incluso más allá, como Mars-sur-Allier y Champvoux , en Nivernais . El priorato está adscrito a la diócesis de Clermont, provincia de Bourges. Tomará el nombre de Priorato Saint-Pierre de Souvigny luego Priorato Saint-Mayeul de Souvigny, luego nuevamente Saint-Pierre.

En el siglo X, el señor de Bourbon Aymar da a la abadía de Cluny una parte de sus tierras. Un monasterio entonces es erigido en este emplazamiento. Algunas décadas más tarde, dos abades ilustres de Cluny, Mayeul y Odilon, vienen para morir allí a su tiempo. La abadía se hace entonces un lugar de peregrinación dónde hasta el rey de Francia, Hugo Capeto, en 994 después de la muerte de Mayeul, concurre. La iglesia es reconstruida para acomodar más y más fieles.
Los duques de Borbón deciden instalar allí sus necrópolis ducales.

En 1097, a su paso por Souvigny, el papa Urbano II le confirma por una bula, la posesión de la iglesia de Marigny a Bernard, al cuarto prior de Souvigny. Esta posesión fue confirmada una segunda vez, el 20 de febrero de 1152, por una bula del papa Eugenio III.

Cerrada a la Revolución, la iglesia prioral fue devuelta al culto en 1852 y clasificada Monumento histórico por orden del 5 de agosto de 1919.

El 19 de septiembre de 2015, la casa de Borbón celebra el décimo primer centenario de su fundación en Souvigny. Más de 450 personas estuvieron presentes, entre ellos el príncipe Louis de Bourbon y muchos Borbones de las ramas de España , Sicilia y Luxemburgo.

Ubicación

Souvigny es una población y comuna francesa, situada en la región de Auvernia, departamento de Allier, en el distrito de Moulins y cantón de Souvigny.

sauvigny

Ubicación

prieure_de_souvigny

Priorato de Sauvigny

La aparición

spectre_du_moine

Espectro del monje

espectro

Supuestas fotografías de la aparición, comúnmente llamado “fantasma”.

Las profecías

Entonces madame V. conmovida, le preguntó porque él estaba ahí y porque venia a rezar a ese lugar. El monje contesto que hacia siglos que oraba ahí, y que nunca seria suficiente para borrar sus pecados y los crímenes que había dejado cometer en nombre de Dios y la religión. Luego alzo los brazos al cielo y dijo:

” Sufro, Dios mio, sufro. Los hombres quieren ser superiores a Dios y se precipitan a los abismos. El globo terráqueo estallará, Europa, Asia y África serán sumergidas, solo America del Sur emergerá.”

Ella preguntó de que prisionero se trataba y donde estaba, a lo que el fantasma respondió que estaba en el calabozo al lado del refectorio del convento y le contó del hombre que había muerto de hambre, sed y frío en ese calabozo, y que el, por cobardía, había aceptado que eso sucediera.

Después le dijo a madame V. que buscara en los alrededores del oratorio los restos de la estatua de Notre Dame au Flambeau y que la repusiera en el nicho del oratorio pues durante siglos había sido reverenciada y había efectuado curaciones y otorgado gracias. Cuando madame V. prometió hacerlo el monje se fue.

La mujer entonces pidió a sus hijos, sin hablarle del fantasma, que buscaran el calabozo, este fue encontrado, así como los restos de la estatua de la Virgen.

Una mañana madame V. vio a otro fantasma, al parecer el de un obispo, que se le acercó, le tomo una mano y le dijo que se fuera de esa casa que había sido robada a los religiosos. Luego le hizo algunas predicciones, como la de que Francia, bajo la dirección de un gran hombre, conocería, despues de muchas dificultades una era de renovación y esplendor.

….

El 12 de Enero de 1957 el monje se presento ante madame V. y le reprochó no haber reconstruido por completo la imagen de Notre Dame au Flambeau, a la que ella debia rogar por él, pues era la única que podia liberarlo de sus padecimientos. Madame V. encontró entonces el trozo de estatua que faltaba y la puso entonces encima de la chimenea del prior.

Fuentes: http://magieindienne.free.fr/souvigny.php , Wikipedia, http://www.ville-souvigny.com

Imprimir