El supuesto mensaje ocultado de la Virgen en 1984:

“La Argentina es un país bastante rico y codiciado por muchos que atravesará por situaciones graves hasta que llegará el momento en el que el Señor lo protegerá”

La Virgen del Rosario de San Nicolás es una de las muchas advocaciones con la que se venera la figura de la Virgen María en el catolicismo. El día 25 de mayo del año 2009 fue coronada. Esta imagen genera uno de los fenómenos de peregrinación católicos más importantes de la República Argentina.

En 1884 se inauguró el tempo parroquial de San Nicolás de Bari, que albergó una imagen de la Virgen del Rosario. Cabe recordar que en la ciudad de Buenos Aires se demolió la iglesia de San Nicolás de Bari para reemplazarla por un obelisco y dos calles en diagonal ( Diagonales Norte y Sur ), símbolos masónicos, justo después del golpe de estado contra Yrigoyen ( cuando hicieron el golpe contra Perón en 1955 quemaron iglesias, el cabildo y una bandera argentina y le echaron la culpa a los peronistas ).

En el siglo XX, la señora Gladys Quiroga de Motta declaró que había recibido una serie de apariciones de la Virgen, que habrían iniciado el 25 de septiembre de 1983.

Virgen Maria del Rosario de San Nicolas

En busca de la Verdad

Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, emplazada en el santuario que se construye en su honor.

Algunos supuestos mensajes de la Virgen

“Rebelde son los injustos, y humildes los servidores del Señor; busca ayuda, se te dará, no temas, nada te pasará, el Señor nada deja librado al azar”.

“Recibe este rosario de mis manos y guárdalo por los siglos de los siglos. Contenta estoy, porque obedientes eres y alégrate porque Dios contigo está”.

“Que el Señor ilumine la mente de los hombres. Dichosos los que en paz con El están.

“Que humilde y sumisa siempre seas como lo supiste ser hasta hoy; eres mi fiel servidora, eso agrada al Señor”.

“Amados hijos, necesitados estáis de Mí, es tiempo de rezar, es tiempo de pedir, arrepentíos y se os dará”.

“Bienaventurados los que están con el Señor, mas no los débiles de espíritu”.

“Que mi semilla no sea vana y lo sembrado dé su fruto. Gloria el Eterno Padre”.

“Inagotables son los dones del Señor, Su Sabiduría no tiene fin, apela a ella, no te defraudará”.

“No soy inalcanzable como muchos creen; que extiendan su mano y me alcanzarán”.

“Contigo estoy; como la llama viva de la antorcha así tiene que estar tu fe puesta en Mí”.

“El Espíritu Santo te ha tocado”.

“Cuando lo necesites acude a Mí, Yo te responderé; feliz estoy contigo, digna eres de mi confianza.  Gloria al Señor”.

“De mi presencia tenéis  sed, de mis manos comerán, tened paciencia, todo a su tiempo llegará”.

“No estés abatida, debes tener fe, es pesada tu cruz pero la sabes llevar”;

Jesús: “Días gloriosos os esperan, en Mí os regocijáis amados hijos míos; decid éstas mis palabras”.

“Bendita seas hoy, en este día y por siempre; consagrada estás a Mí, abundancias te esperan. Gloria y vida eterna. Amén”.

“…Amados hijos, rezad mucho el Rosario…” “Reíd, no lloréis, permanece tranquila, llegaréis al final”.

“Hija mía, te digo que tu palabra es revelación de nuestro Señor; pasarán los días e irás revelándolas, por eso te digo: Lee detenidamente mis mensajes, eres portadora de amor, alegría y paz. Tu cuerpo está débil, mas tu espíritu día a día se fortalece; tu empeño moverá rocas. Gloria al Eterno Padre”.

“Poned cerrojo en la puerta, así como tenéis que salir, debéis entrar; por ahora es menester ser precavido, mas te digo, no te doy en demasía, pero el día llegará en que será todo claro como el alba; confiad en el mañana, está cerca”.

“Muchas pruebas pasarás, caminarás entre espinas, una a una te las quitaré. Estás tocada por la mano del Señor; el Espíritu Santo te alimentará”.

“…mis mensajes saldrán a luz; les cuesta pero aprenderán; es mi gozo saber que están con la Palabra del Señor”.

“Tened presente que todo lo que os pido demandará sacrificios, sobre todo de tu parte. No llores, Yo te protejo; todo el Reino te protege”.

“Sufrí mucho como Madre, pero el Todopoderoso me premió por la eternidad; estoy junto a mi adorado Hijo, para gloria de los hombres, con la gracia del Señor. Amén”.

“Tu entrega es total, bendita seas; tu misión es grande; no sabes la dimensión”.

“Hoy es día de júbilo para todos vosotros; id y honrad a Nuestro Señor; Yo estaré en medio de vosotros. Juntaos y creced en la fe; eso os manda Nuestro Señor, como un gran rebaño y El, el gran Pastor. Gloria al Señor. Alabado sea el pueblo de San Nicolás por la gran fe que tiene puesta en Dios y en su Santo Patrono. Nada os debe preocupar, todo está en mis manos”.

“Ayer me llenásteis de regocijo; os vi inclinados hacia Nuestro Señor, pidiendo y cantando alabanzas; mas, contentaos porque El escucha vuestras súplicas; pero también escuchad su súplica, actuando como buenos cristianos y escuchando Su Palabra. No dejéis que hayan sido en vano los tormentos que padeció, como tampoco su muerte. Así como resucitó quiere que también vosotros gocéis de la Vida Eterna. Sabed llevar vuestra cruz; aceptadla como El la aceptó. Predicad estas mis palabras. Amén.”

“Yo soy tu luz, tu antorcha en el camino; me sigues sin saber a ciencia cierta, adónde vas; no te detienes ni te cansas de caminar; sólo dejas que te guíe; tan sólo el Señor sabe tu meta. Hija mía, no te detengas, ni permitas que lo hagan los demás. Ya lo nuestro muy pronto saldrá a luz. El Señor te colmará de bendiciones. Gloria al Altísimo. Amén”.

“Ellos quieren base firme; si meditan mis palabras, allí la encontrarán; no temas, de tu lado no me muevo; el Señor te guía y alimenta; protección no te hace falta, mucho tiempo hace que protegida estás; el alba está cerca. En Mí confiad…”

“¡De la llama viene la brasa, de la brasa la ceniza, mas con mi palabra es todo lo contrario y haced que mi llama no se apague! Amén”.

“Lo que vosotros sembráis, eso cosecharéis; así será con lo que manda el Señor. Apuráos, que la noche se viene encima; sabed aprovechar el día; quiero que trabajen en mi causa. Predicad esto”.

Jesús: “Amados hijos, venid todos a Mí, las puertas de mi Reino abiertas están para todo aquél que conmigo quiere estar. Amén”.

Rogad todos vosotros y que se haga una sola voz, para que el Señor oiga vuestra plegaria e ilumine vuestros corazones; alegraos, el amor a Dios infunde alegría, limpia vuestras almas y borra toda impureza”.

“Dios Padre te ha elegido para que por Mi intermedio conozcan Su Palabra, su llamado para ser hijos de Dios y la Santa Iglesia de Cristo crezca en su fe. Habrá creyentes e incrédulos, mas tendrán que reconocer su mensaje, y tú, hija mía, eres el puente entre el Señor y sus fieles”.

“Mi día está cercano, ese día en que Yo habitaré entre vosotros y ocuparé mi lugar. Soy Patrona de vosotros, de tu pueblo.”

“Hija mía, vuelca sobre tus hermanos mis mensajes, porque eres la predicadora del Señor. Muchos son los que dicen estar con Dios, mas pocos los que de corazón están en la Iglesia de Cristo; mas el Señor apartará las ovejas de su Rebaño. Amén”.

“Hoy debe ser un día consagrado a la oración, no lo dejes pasar sin hacerlo. Días duros te esperan, mas, con la ayuda del Señor vencerás. Camina con la cabeza erguida porque vas con la verdad que sólo el Señor la da. Todo el ejército del Reino te acompaña en este día. Amén”.

“Está escrito en el Libro de la Vida: hay más dolor que alegría; pero felices sois vosotros porque hacéis lo que el Señor os manda y feliz estoy Yo con vosotros”.

“Orad para que vuestro sacrificio sea del agrado del Señor. No es el fin sino el principio. El Espíritu Santo ilumina todo”.

“El Señor va aclarando poco a poco el camino que señaló para ti; son difíciles tus pasos, pero El sabe de tu entrega, de tu fe puesta en El. Gloria al Señor”.

“No pares de orar, más por el prójimo que por ti”.

“Hija mía, hoy sigue tu ayuno, hoy también ora para que el Señor ilumine a los hombres, porque en la vida terrena todo es material; no así en las alturas donde el Todopoderoso dirige vuestras vidas hoy y por siempre. Agradadle haciendo lo que El os manda”.

“No me impongáis nada, sólo el Señor impone y propone”.

“Obedeced… lo digo por los duros de corazón; seguid fieles al Señor y seréis salvados de corazón”.

“…Tu misión va más allá de una prédica. La Iglesia de Cristo Jesús debe aumentar en su fe; nuestro Señor así lo quiere; muchos deben convertirse, no lo están totalmente; es tiempo de hacerlo. Amén”.

“Id por los caminos donde hay amor y esperanza, no por los senderos del odio y rencor; que Yo sea semilla al viento, que cae en tierra fértil y da fruto. Sed vosotros mismos como lo manda el Señor. Gloria a Dios”.

“Acercaos al Señor en estos días, más que nunca, porque sólo a su lado estaréis bien; aunque en torno vuestro haya maldad, ignoradla; invocad al Espíritu Santo y os salvaréis”.

“Esparcid mis palabras. Es hora ya, vuestra prédica encontrará eco, os lo aseguro”.

“Esto que te doy es para que se conozca, no para tener oculto, no ya en esta hora; que no se divulgue tu nombre por ahora, por tu bien; ya llegará el momento; no así en pequeños círculos, lo necesario; el Señor conoce su Rebaño”.

“Tu pueblo y los pueblos mucho cambiarán, con otra cara mirarán al Señor y con otro corazón; tu misión para eso servirá. Dios te puso en esto y su voluntad se cumplirá”.

“Mirad al cielo y veréis la estrella de la mañana…”

“Seguid orando para que se fortalezca lo interior y lo exterior; esto ordena el Padre. Amén”.

“La mayoría de la gente está estrellándose contra un muro de maldad; sólo se salvará aquél que crea en Cristo Redentor. Hija mía, esto es para que se conozca. Hijos míos venid todos a Mí”.

“La Estrella Radiante es mi Hijo, ayer lo dije para ti y para los que contigo están y predicarán, lo habéis hecho hoy para el mundo entero. Que no dejen pasar esa Estrella sin seguirla. El Señor quiere redimir a los hombres, aceptadlo. A mis hijos los cuido con mucho amor, no temáis. Tienes mucho por caminar. Esto lo digo para todos; es preferible que os dejéis guiar a caminar solos y tropezar, confiad en el Señor. Amén”.

“Me valgo de la Bondad Divina del Padre para transmitir mis mensajes, que no son otros que los deseos del Señor; por eso tú que eres la elegida entre la multitud debes darlos fielmente como te los doy y como lo has hecho hasta ahora. Este incienso te purifica, el Sagrado Corazón de Jesús te lo manda. Amén”.

“Son muchas las ovejas perdidas del Señor y El quiere recuperarlas; por eso les dice el Gran Pastor a las que están en su Rebaño, que no salgan de él y no se muevan de su lado”.

“Yo no creo en términos medios: se está o no se está con el Señor. El Señor exige todo de vosotros, porque quiere haceros merecedores de su Reino”.

“… el Señor no tiene espada para vosotros, pero sí mucha Misericordia y mucho Amor. Nunca me dirijo en malos términos con vosotros, porque estáis con el Señor; sí lo hago con aquél que se resiste a la palabra de Cristo. Por eso te digo que se conozca lo que te doy, no lo hago para que se guarde en un cajón”.

“Rogad para que tu fe ilumine a tu prójimo”.

“No se puede vivir sin hacer una plegaria diaria a nuestro Padre del Cielo, como tampoco con odios y rencores. Acudid al Señor en todo lo que necesitéis. El escucha a los que piden con fe. Predicad ésto”.

“No desmayéis a algunas palabras fuertes del Señor, seguid siempre adelante. El Espíritu Santo no dejará que retrocedáis. Hay sabiduría en el Señor; escuchadlo”.

“Rogad para que el Espíritu Santo aclare la mente del hombre y pueda ver lo que el Señor le ofrece”.

“Y que la pobreza de su espíritu se enriquezca con el Amor que sólo el Sagrado Corazón de Jesús lo da; rogad también para que nazca un nuevo año de búsqueda hacia el Señor, de entrega hacia el Redentor, porque su Corazón, henchido de Amor por vosotros está. Suplicad, que vuestra súplica será escuchada. Amén”.

“Para lo que te puede traer el futuro, el Espíritu Santo te da una coraza tan fuerte donde no pase nada malo del exterior que pueda hacerte daño, y mucha paciencia para que puedas soportar cualquier palabra incorrecta que puedan decir; pero no temas, nada te llegará ni nadie te tocará”.

“¿Por qué se ven asaltados por dudas y temores? No quiero verlos así, no abatidos. Quiero verlos triunfantes, porque van a salir como verdaderos vencedores de la Misión”.

“Hoy vosotros, la familia cristiana, celebráis la venida del Mesías; eso me llena de gozo, pero más sería mi alegría, al saber que todos los días de vuestra vida, de aquí en más, os acordaréis del Señor. El sabe de vuestras necesidades y en su justa medida; dad vuestra vida por El como El dio la suya por el mundo. Benditos sean los que están con el Señor”.

“En este día dad gracias al Espíritu Santo por lo que os fue dado el día anterior, y que este día tan especial, sea meditado. Mirad en torno vuestro y apartad lo bueno de lo malo. Gloria al Señor”.

“No pretendáis saber todo de inmediato, sino por el contrario, quiero que lo entendáis lentamente”.

“La Humanidad toda está contaminada, no sabe lo que quiere y es la oportunidad del maligno, pero no saldrá airoso. Cristo Jesús ganará la gran batalla, no hay que dejarse sorprender, debéis estar alerta. Por eso pido tanta oración, tanta obediencia al Señor. Lo digo por el mundo entero; predicad ésto”.

“Hablad de mis mensajes, no los podéis ocultar. Es la voluntad de vuestro Padre. No podría pedir algo que no se pueda hacer, ni decir algo que no se pueda hablar”.

“El Señor quiere un pueblo limpio de pecado para cumplir su promesa de Vida Eterna. Debéis ser merecedores de su Reino. Poneos en manos del Sagrado Corazón para que os vigile; no caigais en tentación y no pueda penetrar en vosotros el malvado; eso agradará al Señor. Debéis dar a conocer esto”.

“Mi tristeza es la vuestra; toda Madre se pone mal viendo a sus hijos sufrir. Mi Corazón, que ves cubierto de espinas, los hombres lo dejaron así; de su Redención depende que esas espinas se conviertan en perfumadas rosas. Gloria al Altísimo”.

“Te dicen que mis mensajes son esperanzadores. Sí, son esperanzadores siempre que obedezcan al Señor y se refugien en su Palabra. Debéis caminar con pasos lentos pero seguros; siempre avanzando; eso exige el Señor. Soy tutora de los seminaristas, les doy fuerzas y ellos me aceptan. Ya todos vendrán a Mí . Rogad por el mundo entero. Gloria al Señor”.

“En estos momentos la humanidad toda está pendiente de un hilo. Si ese hilo se rompe, muchos serán los que no tengan salvación. Por eso os llamo a la reflexión; apuraos que el tiempo se termina. No habrá lugar para aquél que tarde en venir. El señor quiere que todos gocen de su Reino. A los que están alejados de El les digo: acercaos, Cristo Jesús está al alcance de vuestra mano. Predicad esto”.

“Toda derrota vuestra, para llegar a Nuestro Señor, es victoria del maligno. El Señor sufre si os dejáis convencer; esforzaos por no sucumbir a su poder; alejaos de los malos pensamientos, reforzad vuestra fe, día a día, hacia el Salvador. Dejad que el Espíritu Santo obre en vosotros. Amén”.

“Esta Misión afecta tu salud, pero el Señor te necesita. El está en ti con toda Su Misericordia.

Por medio de ti llegaré a los alejados del Señor. Mi Hijo os ama y quiere lo mejor para vosotros; respondedle, estoy contigo, pronto habrá buenas noticias…”.

Hijos míos no desobedezcáis a Cristo Jesús, que su Corazón puro sufre si ve que pecáis. El Señor quiere que seáis tan perfectos como podáis.

No quiere que nadie caiga en las tentaciones mundanas.

Hija mía, hoy abro el Corazón a tu prójimo. Dad a conocer esto, es mi voluntad y la de vuestro Padre. Amén.

Yo bendeciré en todo lugar y a todo aquel que esté al lado del Señor.

Poneos bajo su misericordia. No estrechéis vuestra mano con el que os hace daño, ni caminéis a su lado, sólo ignoradlo, como ignorad su lengua. Sólo el perverso os quiere para mal.

Amados hijos, invocad al Espíritu Santo para que esté presente con vosotros y no os abandone. Amén.

Estoy viendo permanentemente la ceguera de otros pueblos ante la advertencia de Dios, por eso sé que vosotros vais a hacer mucho para estar con Cristo Jesús. Sé que lo lograréis con vuestro empeño.

Jesús: “Socorred al pobre, socorred al rico y también al desvalido, porque están perdidos en la fe. Háblales de mi misericordia, Yo no rechazo al que me busca. Habla, no te quedes callada. No ten canses de predicar. Soy tu fortaleza. Amén”.

“Vuestra Madre está implorando para que escuchéis a Dios. Que nadie haga súplicas falsas, porque el Señor conoce vuestro corazón. Esto lo digo para meditar.”

“Mirad hacia el sol naciente y veréis nacer el nuevo día, que haya en vosotros esperanza y fe. Y crezca el deseo cada mañana de ser verdaderos hijos de Dios. No hagáis que aparte su Rostro de vosotros. Confiad en El.”

“El Señor está revelando por medio de los Mensajes y las Sagradas Escrituras lo que espera de los hombres. No le cerréis las puertas, entregaos a Jesús como El se entregó a vosotros. Dad a conocer lo que te doy. El que quiera creer que crea y el que quiera oír que oiga. Amén.”

“Recordad que el Señor no quiere al pecador, sino a aquel que observa y cumple su Ley. Debéis huir del malvado y buscar al Señor si está lejos de vosotros. Confiad en el Altísimo. El con su poder os librará del enemigo. Amén.”

Amados hijos, estoy con vosotros. Decid a tu prójimo que se dejen tocar por el Señor. Que dejen que El les hable, que su Palabra es Vida Eterna. Hija mía, en todas partes hay violencia, mi Hijo Jesús no quiere ésto. Orad por aquellos que necesitan de su Palabra. Amén.

El Señor da libertad para elegir, os hace ver el bien y os hace ver el mal, hace ver la Luz y también las tinieblas. El que quiere estar con El debe obrar de acuerdo a sus mandamientos. Vuestra Madre os dice: “Convocad cuantos podáis para hacer oración, rezad el Santo Rosario”.

Veo un salón grande, como una confitería, con muchas personas, hombres y mujeres jóvenes, parecen ebrios, algo muy feo. La Virgen me dice:

“Estas son calamidades, despojos humanos, ningún hijo de padres sanos debe venir a estos lugares. Dios no está aquí, ni en sitios como éste. Nadie está buscando al Señor en este lugar. Debéis orar por los jóvenes del mundo que no han encontrado a Dios. Por los que se comportan de manera denigrante; por los que están mal aconsejados. El Señor los puede rescatar porque es misericordioso y ama a sus hijos.”

“Debo velar por los enfermos, los enfermos del alma. Orad por ellos, tienen salvación. El Señor os bendecirá por esto. Mi alma está acongojada por el mundo pecaminoso en que se vive.”

Jesús:

El que está sano de corazón, que se mantenga sano, que no se contamine. El que camina según mis pasos heredará Vida Eterna y el que conserva mis mandamientos me tendrá por compañía el resto de sus días. Que nadie se espante de mis palabras. Esto dirás a tus hermanos.

la Virgen:

Hijos míos escuchad a Cristo Jesús, El anuncia su promesa. Vestid de gala no de harapos. Si estáis con el Señor ya estáis vestidos como El os pide. Cumplid con mi Hijo y me gloriaré en vosotros. Gloria al Señor. Rezad el Santo Rosario pero hacedlo con la devoción y el amor que exige el Señor.

Mis palabras no son de desaliento ni deben ser motivo de pena. Debéis estar convencidos que el futuro será mejor que el presente y esperar a Cristo Jesús con todo vuestro amor. El Señor no decepciona a sus hijos.

De su Arbol el Señor te dió un Retoño, brotará porque está en tierra fértil, no dejéis que hagan leña con El. Grande sería su gozo al saber que habla y es escuchado, pedid socorro y El os salvará. No pongáis trabas a mis palabras. Amén.

Todavía no comprenden la importancia del Mensaje, ya los guiará el Señor sabiamente. Debéis ser constantes en la oración al Señor.

Dejaos llevar y Yo os conduciré a la herencia de mi Padre.

Acumulad virtudes, eso pone de buen grado a mi Señor. El os da su Luz, dejaos iluminar por ella y habrá de librar al pecador de todo castigo. El Señor a su tiempo mostrará la grandeza de sus obras. Amén.

Bienaventurados sean los que temen el juicio de Dios. Yo busqué a tu pueblo, pero espero que tu pueblo me busque a Mi, entonces veréis que la Madre no abandona a sus hijos.

Ante vuestros ojos está Cristo Jesús y no lo ven. El Señor obra maravillas en los que en El creen. Dejad que esté día y noche en vosotros, no permitáis que entre por ninguna ranura el malvado. No abandonéis las enseñanzas de mi Padre. Alabado sea el Señor.

Los cobardes y vacíos de corazón viven aterrados por el futuro, pero no hacen nada por llegar al Señor; cierran los ojos y no quieren ver. De esta manera no verán el Reino de Dios. Escuchad al Señor, no lo rechacéis, es vuestra salvación. Gloria a Dios.

Vuestro deber es enseñar la justicia del Todopoderoso, y feliz el que la aprenda. Dejaos guiar por el Señor, como un rebaño por su pastor.

Quiero la conversión del mundo, basta ya de desobediencias al Señor. Hijos, rogad para que así sea.

El Señor responderá a los que se arrepientan de sus malas acciones. El Señor dice: Arrepentíos y os perdonaré.

El enemigo no avanzará, la mano de Dios, vuestro Padre lo detendrá. Llegado el momento arrancará de raíz el mal, os purificará y llegaréis a ser buenos cristianos. Gloria al Altísimo.

 

Autorizaciones, publicaciones y controversias

En agosto de 1990, el teólogo francés René Laurentin publicó An appeal from Mary in Argentina: the apparitions of San Nicolas (Una llamada de María en Argentina: las apariciones de San Nicolás, Milford, OH: Faith Publishing Co., 1990.). En su agradecimiento menciona entre otros colaboradores a Monseñor Domingo Salvador Castagna, Marie Helene Sutter de Gall y el padre Carlos Pérez, a quien Gladys Motta confiara su historia. Se han publicado además un libro titulado “Mensajes” de 1990, con los que la Virgen transmitió según palabras de la vidente, Gladys Motta, en un compendio de las 1887 visitas de la misma hacia la mujer. Y también se realizó en 1991, un libro similar pero comentado llamado “¿Quién es esta mujer?” del autor Víctor Martínez.

En un decreto firmado el 22 de mayo de 2016 y hecho público pocos días después, Héctor Cardelli, obispo de San Nicolás, declaró que las apariciones ocurridas en San Nicolás serían de carácter sobrenatural. De este modo, el hecho ha quedado reconocido, a nivel diocesano, pero sin embargo en el diario La Capital salió un artículo titulado ¿Por qué la Iglesia católica silenció a Gladys Motta? , el domingo 11 de junio de 2017:

Durante 33 años avaló sus visiones de la Virgen del Rosario de San Nicolás y publicó los mensajes que recibió en nueve libros, entre 1983 y 2016. En marzo pasado, el nuevo obispo de la ciudad prohibió definitivamente la difusión pública de los mismos. ¿Qué cambió? El desconcierto de los fieles.

Gladys Quiroga de Motta cumplirá 80 años en julio. Es una mujer sencilla, ferviente católica y con instrucción básica de catecismo. El 25 de septiembre de 1983 tuvo la primera visión de la Virgen del Rosario de San Nicolás. Desde entonces, la Iglesia la aceptó como vehículo para transmitir los mensajes divinos. Hasta ahora.

En marzo pasado, el obispo de San Nicolás, Hugo Santiago, decidió ponerle fin definitivamente a la difusión pública de los mensajes. Dijo que contaba con el apoyo y la aprobación del Vaticano.

La decisión del obispo causó conmoción y desconcierto entre quienes concurren al santuario. ¿Cuáles son los motivos?, ¿hay sospechas de fraude?, ¿qué cambió, si hasta el Papa Juan Pablo II los consideró fidedignos?

Sin embargo, ( el obispo ) Santiago no fue el primero en silenciar a Gladys Motta. En 1990, Salvador Castagna había tomado idéntica decisión.

Sin embargo, en 1990, el obispo Castagna –el mismo que había autorizado la impresión de varios libros y que impulsó la construcción del templo–, después de nuevas consultas con teólogos y psicólogos, decidió poner fin a la divulgación de los mensajes de Gladys Motta “para evitar que se desvirtúen”. “Hay que poner el acento no en los mensajes, que es el acontecimiento originante, sino en el santuario como Casa de Dios, en el cual se venera la imagen de Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás”, argumentó para borrar de un plumazo la política que había impuesto a lo largo de siete años.

El obispo quedó atrapado en la maraña de sus marchas y contramarchas, que parecieron darle la razón a los incrédulos pero que no hicieron mella en los portadores de la fe mariana. Como una forma de corroborarlo, ese mismo año 60 mil sacerdotes de todo el mundo peregrinaron hasta el santuario.

San Nicolás, una ciudad golpeada como ninguna otra por las privatizaciones menemistas y el brutal achique de Somisa, su industria más emblemática, con miles de puestos de trabajo perdidos, solo encontraba un poco de consuelo los días 25 de cada mes con la llegada de miles y miles de creyentes para ver a la Virgen.

En muy poco tiempo, Cardelli y Santiago demostrarían que, pese a los años transcurridos, Gladys Motta abrió una grieta entre los pastores de la Iglesia. Uno de ellos consideró los mensajes como “reales”, y seis meses después su sucesor prohibió que se vuelvan a difundir. Nunca dijo que no eran reales, pero la bruma de la duda volvió a posarse sobre la mujer.

Hasta esta decisión del obispo Santiago, todos los mensajes habían sido publicados. En realidad, todos menos uno de 1984; el sacerdote Carlos Pérez reveló que se lo guardó para no generar alarma. ¿Qué decía? “La Argentina es un país bastante rico y codiciado por muchos que atravesará por situaciones graves hasta que llegará el momento en el que el Señor lo protegerá”, según le confió Pérez a una publicación religiosa.

 

Fuentes: Wikipedia, diario La Capital, Internet