En nuestras pampas, cuna del mañana según Solari Parravicini, había un “santo y seña”: la persona recién llegada a la tranquera o a la puerta del rancho, decía en alta voz “Ave maría purísima” y la persona que la recibía contestaba: “sin pecado concebida”.

El dogma de la Inmaculada Concepción fue definido en la bula ( equivalente a encíclica ) Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854 del Papa Pío IX.

La reverencia a la Virgen María es universal en el mundo católico ( valga la redundancia ) y es por ello que la oración más importante y más orada después del Padrenuestro de Jesús, es el Ave María.

El Avemaría es una tradicional oración católica dedicada a María, la madre de Jesús, el Christo, el Mesías, el Ungido, el Hijo de Dios, Segunda Persona de Dios, Uno y Trino. La oración tiene fundamento bíblico en el Evangelio según San Lucas y es la oración principal del Angelus y del Rosario.

El Ángelus recuerda el momento de la Anunciación y la Concepción; era una pequeña oración repetida tres veces cada día: mañana, mediodía y al caer la tarde, al toque de Campana, en los pueblos. Consiste esencialmente en la triple repetición del Ave María, a las cuales en subsiguientes tiempos, le fueron agregados, de forma intercalada, tres versos más, y uno de conclusión, y una pequeña oración.

La práctica de tres Avemarías cerca de la caída del sol se había generalizado en Europa en la primera mitad del Siglo XIV. Fue impulsada con indulgencias por el Papa Juan XXII en 1318 y 1327.

El Papa Juan XXIII ( “el Papa Bueno”) comenzó a rezarlo en la Plaza de San Pedro los domingos y días festivos antes de cada bendición, y se ha convertido en una tradición.

El  Ángelus

V. El Ángel del Señor lo anunció a María.
R. Y concibió por obra del Espíritu Santo.

Dios te salve, María…
Santa María…

V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mí según tu palabra.

Dios te salve, María…
Santa María…

V. El Verbo se hizo carne.
R. Y vivió entre nosotros.

Dios te salve, María…
Santa María…

V. Rogad por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

El Santo Rosario

En el rezo del Rosario se rezan 5 grupos de 10 cuentas y después tres más, en las últimas cuentas próximas a la cruz, o sea que se reza 53 veces el Ave María.

Rosario de Jerusalen

El Santo Rosario

( Rosario clásico )

Santo Domingo de Guzmán

La Madre de Dios, en una aparición a Santo Domingo le enseño a rezar el Rosario, en el año 1208. Le dijo que propagara esta devoción y la utilizara como arma poderosa en contra de los enemigos de la Fe.

La oración del Ave María

Según Wikipedia está compuesta de dos partes. En la primera, se citan dos pasajes bíblicos:

1) el Evangelio según San Lucas: la Anunciación del Nacimiento de Jesús por el Arcángel Gabriel a María:
« Dios te salve, llena eres de gracia, el Señor es contigo »

2) la Visitación, el saludo que el Espíritu Santo inspira a Isabel, cuando María va a visitarla
« bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre »

La Iglesia en el siglo XIII, siendo papa Urbano IV, añadió la palabra María al principio para indicar a quien se dirigía el saludo llena de gracia, y la palabra Jesús al final para especificar el significado de la frase el fruto de tu vientre. Se cree que Severo de Antioquía, muerto en 538, fue el primero en unir los dos pasajes en una oración.

La Anunciacion de Rafael

La Anunciación de Rafael

Rafael, Visitación, 1517. Museo del Prado, Madrid.

La segunda parte es una petición tradicional de la piedad católica, en la que el orante requiere la intercesión de María como Madre de Dios

« Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén ».

No está claro cuando y quien la redactó. La primera vez que aparece impresa es en 1495 en la obra Esposizione sopra l’Ave Maria de Girolamo Savonarola donde la oración está impresa en la primera página en latín tal como sigue:

Ave Maria gratia plena Dominus tecum Benedicta tu
in mulieribus et benedictus Fructus ventris tui Iesus
Sancta Maria Mater Dei ora pro nobis peccatoribus
nunc et in hora mortis nostræ Amen.

Según lo ve este humilde servidor, el Avemaría consta de tres partes bien diferenciadas; la primera la Anunciación del ángel Gabriel, la segunda la inspirada Santa Isabel con su recibimiento durante la Visitación y la tercera estaría siendo inspiradoramente agregada haciendo justicia a Girolamo Savonarola, quien fue torturado y martirizado por el Papa Alejandro VI ( Rodrigo Borgia ), organizador Savonarola, de las célebres “hogueras de las vanidades” donde los florentinos estaban invitados a arrojar sus objetos de lujo y sus cosméticos ( hoy serían nuestros celulares, por ejemplo ), además de libros que consideraba licenciosos, como los de Giovanni Boccaccio, es decir, hoy estaría en contra el consumismo, la pornografía y la homosexualidad imperantes, como lo hizo en su época. Predijo que un “nuevo rey Ciro” atravesaría el país para poner orden en las costumbres de los sacerdotes y del pueblo. La entrada del ejército francés de Carlos VIII, en 1494, en la Toscana confirmó su profecía.

Savonarola atacó a los Borgia acusándoles de pecadores. Su feroz ataque se centró en Rodrigo Borgia, que poco después llegó a ser papa con el nombre de Alejandro VI. Savonarola atacó a los amigos de ese papa, acusándoles de pecadores, incestuosos y mentirosos. Alejandro VI pidió a Savonarola que cambiara su actitud. Primero intentando sobornarle ofreciéndole el puesto de Cardenal. El fraile no aceptó e incluso llegó a cuestionar la autoridad del papa. El 13 de mayo de 1497 Savonarola fue expulsado de la Iglesia. En febrero de 1498, Savonarola volvió a subir al púlpito de Santa María del Fiore ( Catedral de Florencia ) para demostrar antes que nada la invalidez de aquella excomunión, y arremetió con mayor violencia contra la corte de Roma y el papa. En 1498 el papa ordenó su arresto y ejecución; fue estrangulado con el garrote vil antes de arrojarlo a la hoguera. Un testigo cuenta en su diario que el fraile tardó en quemarse varias horas. Los restos fueron sacados y devueltos a la hoguera repetidamente.

Personalmente creo que la Iglesia se hace la desentendida eligiendo al peor papa de la historia en detrimento del, para mí santo, Girolamo Savonarola. Es lógico que la Iglesia sea prudente, nunca falta algún Lefevre u otro, que emule a Lutero y quiera producir un cisma por banalidades ( en el 1º caso meras cuestiones de forma y en el segundo caso, por sexo, ya que Lutero se quería casar sin dejar de ser cura). En cualquier caso la Iglesia siempre tiene razón ( aún dada de baja de la infalibilidad papal ), ya que lo que aquí la Iglesia ate o desate tiene su correlato en el Cielo.

Ave María

Dios te salve María llena eres de gracias el Señor es contigo !º parte: la Anunciación del Arcángel Gabriel
bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús 2º parte: inspiración del Espíritu Santo sobre Santa Isabel, prima de María, esposa de Zacarías y madre de Juan el Bautista
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte 3º parte: sería de Girolamo Savonarola

Amén

Estas supuestas tres partes cuentan una historia cronológica ( “¡ meditad en los misterios !”, nos ordenan ):

en la 1º el Arcángel Gabriel es mandado por Dios pues necesita el consentimiento de María ( Lc 1:38 Entonces María dijo: “Aquí tienes a la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra.” Y el ángel se fue de su presencia ) y es por eso que dice “Dios te salve María”. ¿ Dios te salve María ? ¡ Si Dios no salva a María ¡ ay ! ¿ qué será de nosotros ? Pero era porque no estaba cumplida la formalidad ( no olvidar que Dios es omnisciente ).

En la 2º parte, convenido el Santo Contrato, ya Dios obra la milagrosa Concepción, en la que ya había sido concebida sin pecado, y por ello que es saludada con los honores debidos.

Y en la 3º parte ya es María Reina del Cielo, y la confesamos Madre de Dios ( En el año 431, se llevó a cabo el Concilio de Efeso donde se proclamó oficialmente que María es Madre de Dios ); personalmente creo que esto se oficializa ( aunque Jesús fue Dios desde siempre y para siempre ) en el momento en que Juan el Bautista lo bautiza y la Voz del Padre y el Espíritu Santo como paloma lo confirman. Ya le pedimos a Jesús Misericordioso, confesándonos pecadores, de la mano, según yo creo, del santo Girolamo Savonarola. ¡ Quiera Dios obrar misericordia y justicia a la vez con este mártir ! Así lo pedí a Dios: que cada vez que rezo el Avemaría, rezo por Girolamo Savonarola, anque personalmente no me conviene, ya que de seguro vendría a señalarme con el dedo, pero es mejor la amonestación que la impunidad. Pero como siempre, sea lo que Dios quiera cuando lo quiera. Mientras tanto me parece ver un guiño del Cielo, cada vez que recito: Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Hay que recordar que solo Dios es adorado, que la Virgen es venerada, pero aún así, lo cierto es que sin Santa María no habría Redentor, no habría expiación de nuestros pecados, no habría reconciliación con Dios, no habría compensación del pecado original y no habría posibilidad de resurrección y vida eterna. ¡ Gloria al Padre, al Hijo, al Espíritu Santo y a Santa María, Amén !

 

Fuentes: Wikipedia, ec.aciprensa.com, es.santorosario.wikia.com, ewtn.com, es.catholic.net, la vida misma, etc.