El día anunciado llega

Mensaje recibido el 1º de enero de 1967, por B. Solari Parravicini, de los Mentores Espirituales para cada hombre de buena voluntad y corazón sincero, frente a los acontecimientos cuya inminencia anuncia.

Revista artículo Solari Parravicini

Hijo:

La hora es dada. Vivifica tu espíritu en Cristo. Contémplale y sírvele. Aprende de Él su infinita bondad, su santa caridad, su modestia íntima y su paciencia.

Ve tú por los caminos tolerando al hermano incómodo, al incomprensible, al que ataca. Perdona la injuria, disculpa a quien hiera tu sensibilidad de hombre sano. El Señor así lo hizo contigo. No lo olvides.

protestantes

Cerca están ya los aciagos días: el hombre buscará en protestas. Tú debes enseñar con el canto en el corazón pleno de agradecimiento. Hazle comprender que no nació para la existencia regalada ni egoísta. Debe saber que llegó al mundo para cumplir castigo de expiación.

La cuna desde el primer instante de sus días le entregó su cruz.

Bendito será el que supo alzarla sobre su hombro herido en sangre. Bendito será porque llegará al Padre.

   Cristo_abrazado_a_la_cruz_El_Greco_Museo_del_Prado

Vigilad, atended, observad, comprended. Llegan los tiempos de la confusión. Los sellos hablarán.

Los veinticuatro ancianos observarán y dirán: Hora es de truenos, de relámpagos, de voces en las voces de los hombres que dirán del Espíritu Santo y dirán del mañana.

Ellos predecirán y ellos conocerán el hábito del Soldado de Cristo y ellos serán.

Hijo:

Los que en redención se hallaren verán a Dios, pues cruzarán la tribulación y la oscura noche. Jesús les dará luz y morarán en la verdad.

Ya no resta tiempo y no lo habrá. La Bestia trepa y moverá nación contra nación. Llega la niebla de las nieblas. El acusador marchará iracundo contra Cristo y su iglesia, y la Iglesia sufrirá heridas de muerte, mas sobrevivirá para entregar la paz al hombre salvado luego de la grande prueba.

La bestia contra la humanidad y la iglesia

¡Cristo llega! ¡Mahabbarata! Repítelo con fuerte voz de trompeta sobre los endurecidos oídos de la hora. ¡Necesario es!

  angeles-trompetas

Todo aquel que no escuchare, condenado será. Todo aquel que atendiera y entendiera verá y repetirá en fe: ¡Cristo llega! Es ya la hora. Es ya la hora de la verdad.

Porque el azote caerá sobre el lujo de la ira, sobre el ciego. El padre toleró su libertad desmedida, su baja entrega a la materia, a los dineros, a la ambición de poder, a la falacia. El silencio ante su palabra mentida, ante su sucia mentalidad, su criminalidad, su petulancia, su cinismo.

El Padre ya colmado fue en su paciencia. Él otorgó. Él enseñó. Él envió a Su hijo en redención y el bien no fructificó.

El hombre camina su falsa verdad, anda la senda de las tinieblas y caerá al profundo precipicio de la aflicción y allí quedará. Ese consentido rey, hombre-dios, hombre invencible, hombre sapiente, ¡hombre-hombre!

¡La plaga del pedrisco le cubrirá! ¡Ay de aquellos que confundirán sus ayes lamentosos, tratando de engañar en la hora magna! ¡Ay de aquellos! Porque nubladas les serán las mentes, paralizados los miembros y deambularán errantes tras abrigo y tras sus metales adquiridos en mal uso y manera, corriendo la seca vida de la desesperación. ¡Ay de aquellos! Porque el fuego les consumirá, mas no morirán.

Hijo:

¡El Ángel del castigo llega!

   Arcángel Miguel Basilica de la Merced Barcelona

Repito: ¡La hora es dada!

Orad.

Orad por la restitución de las cosas, por la salvación de los buenos, por la luz en luz de luces. ¡Por el grande Reinado!

Dad presto a beber al sediento. El balde es en frescor de vida. Él apagará la sed. El justo aguarda.

¡Grítalo! ¡Grítalo! No habrá ya más tiempo. La bondad infinita del Padre permitirá aún, en el postrer instante, ver al que lloró.

gritalo

Repítelo: “El día del Señor vendrá como un ladrón…”

Cementerio de la Recoleta

Cementerio de La Recoleta, donde está la tumba de Benjamín Solari Parravicini

Fuentes: https://maestros.foroactivo.com/?pid=5, pixabay.com, Wikipedia. Internet, etc.

Imprimir