Para recobrar

Cruz árbol

Si para recobrar lo recobrado
debí perder primero lo perdido,
si para conseguir lo conseguido
tuve que soportar lo soportado,

si para estar ahora enamorado
fue menester haber estado herido,
tengo por bien sufrido lo sufrido,
tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
que no se goza bien de lo gozado
sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
por lo que el árbol tiene de florido
vive de lo que tiene sepultado.

Leemos:

… meditando ante la cruz, me han venido a la memoria ciertos versos, o quizás la parte de una canción, que comparan la cruz con el árbol de la vida. El árbol que crece en el medio del paraíso, donde Dios culmina su creación, tiene su contrapunto en este árbol seco y siniestro, aparentemente muerto, donde Cristo muere y Dios culmina su redención.

¿Cómo podemos llamar a la cruz árbol de la vida? Viendo lo que no se ve con los ojos. ¿Qué vemos? Un madero seco, un instrumento de tortura y de ejecución. Y sobre él, clavado, a un hombre muerto en medio de atroces dolores, sangrante, coronado de espinas. ¿Cómo puede esa imagen representar para nosotros el triunfo de la vida?

Y, sin embargo, en ese árbol seco, en esa visión macabra, está la semilla de una vida inimaginable, mucho más amplia, profunda e intensa que nuestra vida terrenal, esta vida efímera y frágil que tanto amamos y a la que nos aferramos con todas nuestras fuerzas. Sí, ese árbol muerto con el cadáver de un condenado contiene la simiente de la resurrección.

La cruz es árbol de la vida porque quien está clavado en ella es más que un hombre. Es Dios. El autor de la vida …

 

Fuentes: http://mujeryespiritualidad.blogspot.com/2017/04/el-arbol-de-la-vida.html

Imprimir