Elena Valdéz nacida en Buenos Aires, desde la edad de 6 años realiza psicografías en forma permanente. Muchas de ellas contienen predicciones a nivel mundial (que muchas de estas ya han acontecido) por lo cual es comparada con el gran Benjamín Solari Parravicini (llamado el Nostradamus Argentino).

Uno de sus libros “María vino a SanArte”, fue entregado personalmente al Papa Francisco.

Elena es devota de la Virgen del Valle de Catamarca, discípula de Ernesto Sábato y fue amiga de Víctor Sueiro, quien conmovido por su historia, en 1993 escribió el prólogo de uno de sus libros, titulado “Los trazos del alma”.

“Una psicografía es un dibujo que se recibe en un estado de conciencia diferente a la normal, es un estado de absoluta paz. Es un fluir. No hay condicionamiento ni intención. Es como que las manos van dirigidas”, define Elena.

Cada psicografía viene acompañada de una frase, que funciona como oráculo.

Sus psicografías son consideradas la continuidad profética de Solari Parravicini, mientras que sus trabajos y experiencias han sido notas en varias revistas, programas radiales y televisivos.

Dice Víctor Sueiro en su libro Poderes:

Vi sus psicografias, con las cuales armó un libro que aún no ha sido editado. En esos dibujos aparece una y otra vez el contorno de lo que se asemeja de una manera notable al mapa de la Argentina. Pero hay más, mucho más. Elena Valdez es morena, bonita, afectuosa, cálida y con una voz que evidencia fervor pero también calma, serenidad. Vive en Bella Vista, Buenos Aires, orgullosa de la unidad de amor que conforma con sus dos hijos. Profesa la fe católica.
En una ocasión soñó claramente, como siempre, una visión. También como siempre, se levantó de su cama y dibujó el sueño de un solo trazo. En el papel quedó plasmada la imagen de una mujer muy joven, casi una niña, elevándose de un trono majestuoso con su cuerpo inserto en corazones. En el vientre de la mujer había unos frutos. Elena le pregunta durante el sueño quién es ella. La joven mujer le sonríe con dulzura y tan sólo le responde: “Soy 1620”. Se la ve rodeada de una luz sobrenatural, muy bella. En el texto que acompaña a este dibujo (siempre hay un breve texto, también soñado) se lee:
“1620. Presencia lumínica. Me dá con su palabra la protección. Su cuerpo inserto en corazones reflejando infinito amor. Sale del trono como una reina con su cabellera larga hasta el suelo… “.
—Yo estaba impresionada por lo que veía en aquel sueño. Le decía: “Quiero saber tu nombre”. Ella sonreía v me decía: “Yo vine ahora solamente a traerte paz… Ya sabrás lo que quieras en el momento oportuno…”. Como yo le insistía me dijo: “Soy 1620”. Después me dijo que iba a tener un problema y que, cuando ocurriera, acudiera a esa luz y que tuviera paz porque ella me iba a proteger. Con mi hermana tuvimos efectivamente un problema, un problema serio, de riesgo de vida. Cuando todo eso pasó mi hermana me pidió que fuera con ella a Catamarca, para cumplir con la promesa que había hecho si nos salvábamos. Fuimos… Cuando ingresamos en una gruta que hay allí, subimos unas escaleras y vimos una mayólica grande con la imagen de la Virgen del Valle de Catamarca. En esa mayólica hay un número: 1620. Es el año en que los indígenas encontraron la estatuilla de la virgencita… Nos sentamos en un escalón y nos pusimos a llorar de la emoción al recordar… Allí estaba la respuesta: 1620… Lo único que no entendí nunca bien era que la imagen que yo vi en el sueño era más jovencita que aquella de Catamarca…
— Elena, la mayoría de la gente no lo sabe, pero la Virgen tenía 16 años cuando nace Jesús. Era una adolescente.
— (Luego de una pausa larga) No… No lo sabía…

Era muy común, hace veinte siglos y en aquella cultura, (que las jóvenes fueran dadas en matrimonio a muy temprana edad. Los datos históricos señalan que la Virgen María tenía 16 años al nacer su Hijo y 49 cuando Él es crucificado.

Encontramos la historia con más detalle en el blog abromialmayregaloamor.blogspot.com que remite a revistaelumbral.com.ar/index.php/revista/editoriales/102-reportaje-a-elena-valdez

La vida cambio totalmente para Elena cuando en un sueño recibo una psicografía, más que un sueño era una vivencia Divina, sueño con una mujer pequeña que estaba toda llena de Luz, su cuerpo estaba todo inserto en corazones y derramaba luces.
– Le pregunto: ¿Quién sos?
Me dice:
“No vengo a decirte quien soy en este momento, sólo vengo a traerte paz, y a decirte que una situación de muerte vas a vivir vos y toda tu familia pero que nada les va a suceder”
Insistí preguntándole quien era y ella me repetía que me quedara tranquila, y que cuando sucediera este acontecimiento me pusiera dentro de su Luz que ella nos iba a proteger. Que no nos iba a pasar nada. Yo insistí en preguntarle quien era.
Dijo: “Soy 1620, Cuando me encuentres vas a saber quién soy, ahora solo vengo a instruirte”

Luego dibujé la psicografía y puse “1620. Consejera”

Cuando nos secuestró el ejército y la policía tres meses después, luego que nos destrozaron la casa, nos robaron todas las pertenencias de valor, nos orinaron los colchones y nos llevaron secuestrados, también nos dijeron que esa noche nos iban a matar. Allí me acordé de la psicografía “1620” y me puse en su Luz a mí y a todos los allí secuestrados. Mi hermana me dijo que si salíamos con vida de esa quería que fuéramos a Catamarca juntas.
La historia terminó felizmente ya que todos mis familiares secuestrados y yo fuimos liberados.

Muchos meses después viajamos a Catamarca con mi hermana, cumplimos la promesa a la Virgen del Valle. El día que nos volvíamos a Bs. As., faltaban 4 horas para tomar el avión y volver, yo tenía la inquietud de que nos faltaba hacer algo. Un hombre en una esquina nos dijo que teníamos que ir a una gruta de la Virgen del Valle, cuando llegamos subimos unas escalinatas y en una piedra había escrito un número…¡¡1620!!

No podíamos parar de llorar.

Psicografa de Elena Valdez

1620. Virgen del Valle de Catamarca

La vieja Europa

La vieja Europa y su fin de ciclo, por Elena Valdéz

Fuentes: Poderes de Víctor Sueiro, abromialmayregaloamor.blogspot.com, diariomarca.com.ar, Internet

Imprimir