San Simón Stock y el escapulario de la Virgen del Carmen

San Simón Stock es uno de los personajes centrales de la historia de la Orden del Carmen por dos razones: una de ellas es la del cambio estructural de dicha Orden que abandonó el eremitismo originario y comenzó a formar parte de las ordenes mendicantes o de apostolado. La otra causa es el escapulario.

La tradición cuenta que él recibió de manos de la Virgen María el Santo Escapulario del Carmen, tan difundido desde el siglo XVI entre el pueblo cristiano.

¿Qué es el escapulario de la Virgen del Carmen?

Un escapulario es una pieza asociada a la Iglesia católica que puede ser una parte de la vestimenta monacal o una pieza de devoción.
El escapulario monacal es una pieza de tela que forma parte del hábito de algunas congregaciones religiosas católicas ya sea masculinas o femeninas (por ej. carmelitas, trinitarios, mercedarios, dominicos, etc) y consiste en una tira con una abertura por donde se mete la cabeza y que cuelga sobre el pecho y la espalda, pendiente de los hombros (del latín, scapula) Es parte del traje de faena usado por los monjes benedictinos entre otros y es símbolo del yugo de Cristo.

El escapulario devocional, como el que recibió Simón Stock, se deriva del escapulario monacal pero es mucho más pequeño: son dos piezas de género unidas por dos largas bandas o cordones.
En algunos casos, el uso del escapulario se acompaña de promesas como la protección de la condena eterna o algunos otros privilegios. Esas promesas se dan en un cuadro de revelaciones personales a miembros de la orden a partir de visiones.

San Simón Stock (1164-1265)

La vida y la iconografía de este santo va inseparablemente unida con la Virgen del Carmen y su popular escapulario del Carmen.

San Simón Stock

San Simón Stock

Nació en el Condado de Kent (Inglaterra) alrededor del año 1165. Su apellido Stock haría alusión a su significado en inglés “tronco de árbol” o mejor “hueco en el tronco” donde pasaba el pequeño y joven Simón muchas horas entregado a la oración.

Al llegar los carmelitas a Inglaterra venidos de Oriente y conocer la santa vida que llevaban, pues pronto se extendió su fama por todas partes, pidió ser admitido entre ellos. El joven Simón se entregó de lleno a aquel género de vida y en 1246 fue elegido Superior General de la Orden a la que gobernó durante varios años.

La Virgen María entrega el escapulario el 16 de julio de 1251

Simón comprendió que, sin una intervención de la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Recurrió a María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían.

El santo a quien se le ha llamado “el amado de María” suplicaba todos los días a la gloriosísima Madre de Dios que diera alguna muestra de su protección a la Orden diciendo con todo el fervor de su alma estas palabras de uno de los varios himnos,  que el compuso.

Flos Carmeli
Vitis Florigera
Splendor coeli
Virgo puerpera
Singularis y singular
Mater mitis
Sed viri nescia
Carmelitis
Sto. Propitia
Stella maris
Flor del Carmelo
viña florida
esplendor del Cielo
Virgen fecunda
¡Oh madre tierna!
intacta de hombre
a los carmelitas
proteja tu nombre
(da privilegios)
Estrella del mar.

Dice el Santoral que mientras lo rezaba se le apareció la Bienaventurada Virgen María, acompañada de una multitud de Angeles, llevando en sus benditas manos el Escapulario de la Orden, y diciendo estas palabras: «Este será privilegio para ti y todos los carmelitas; quien muriere con él no padecerá el fuego eterno; es decir, el que con él muriese se salvará»”.

Desde entonces la devoción del Santo Escapulario empezó a divulgarse por todas partes. Los reyes y príncipes, papas y gentes sencillas se apresuraban a vestir este vestido de la Virgen que fue enriquecido con muchas gracias por los Papas, y por su medio la Virgen María obraba muchos prodigios.

San Simón desarrolló una gran actividad en favor de su Orden. Consiguió el paso de Orden cenobita a mendicante. Retocó la Regla de San Alberto y obró muchos prodigios. Famosos son aquellos dos milagros: la conversión del agua en vino para poder celebrar y la resurrección de un pez ya cocido.

Su culto empezó en Burdeos desde el año 1435 y poco después en Inglaterra e Irlanda hasta extenderse a toda la Orden.

Se cree que mientras visitaba la Provincia de Vasconia, murió en Burdeos, el 16 de mayo de 1265, casi centenario de edad.

Nunca ha sido canonizado formalmente, pero el Vaticano aprobó la celebración de la festividad carmelita.
En 1951 sus restos se trasladaron al convento de Aylesford de Kent. En el siglo XVI la Orden insertó su culto en su calendario litúrgico, incluida en la reforma del mismo emprendida tras el Concilio Vaticano II.

En 1983 Juan Pablo II lo denominó «El santo del escapulario».  Su fiesta se celebra el 16 de mayo.

Promesas vinculadas al Escapulario del Carmen

La Virgen dio a los Carmelitas a través de San Simón Stock, el escapulario como un hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y la otra sobre la espalda y se usa bajo la ropa.

 

Escapulario-Virgen_Carmen

Escapulario-Virgen_Carmen

El escapulario de la Virgen del Carmen cuenta con el llamado privilegio sabatino: existe la tradición de que la Virgen, a los que mueran con el Santo Escapulario y expían en el Purgatorio sus culpas, con su intercesión hará que alcancen la patria celestial lo antes posible, o, a más tardar, el sábado siguiente a su muerte.

Está autorizado el uso de una medalla en lugar del escapulario del Carmen, con tal de que por un lado lleve la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y por el otro una de la Santísima Virgen: La imposición debe realizarse con Escapulario de tela. A pesar de ello, el mismo San Pío X, al conceder esta dispensa, recomendó el uso del Escapulario de tela. Este es más simbólico, por ser una expresión abreviada del hábito del Carmen.

Aunque el escapulario fue dado a los Carmelitas, muchos laicos con el tiempo fueron sintiendo el llamado de vivir una vida mas comprometida con la espiritualidad carmelita y así se comenzó la cofradía del escapulario, donde se agregaban muchos laicos por medio de la devoción a la Virgen y al uso del escapulario. La Iglesia ha extendido el privilegio del escapulario a los laicos.

Los 3 significados del escapulario son: el amor y la protección maternal de María, la pertenencia a María y el suave yugo de Cristo, que nos invita a cargar pero que María nos ayuda a llevar.

 

Fuente: Catholic.net, Sanctoral.com, Wikipedia, Aciprensa